Jesús y el ciego de nacimiento. By Fabian Massa.



En Jn. 9.1 a 7 la Biblia cuenta la historia de un hombre ciego de nacimiento. Jesús y sus discípulos pasaban por allí y entonces se desarrolló el siguiente diálogo:
-          Le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?


Porque la creencia popular era que semejante desgracia (en aquellos tiempos un hombre en esa situación estaba obligado a vivir una vida miserable como mendigo) solo podía ser un castigo de Dios.  

-          Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.


Dicho esto, Jesús escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego. Esto de escupir, era algo considerado de muy mal gusto y peor educación, pero ponerle a otra persona en los ojos tierra del camino (algo inmundo) mezclado con saliva definitivamente era  una locura. Pero esto a Jesús no le importó y dijo:

-          Vé a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es Enviado). El que era ciego obedeció e hizo como el Maestro le ordenó, se lavó y regresó viendo.


             Jesús le había explicado a sus discípulos que Él no podía hacer nada por sí mismo, sino lo que vio hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente (Juan 5.19)


            ¿Por qué en la historia del ciego de nacimiento Jesús hizo barro y lo aplicó a los ojos del ciego? Porque Él había visto a su Padre hacer al hombre del barro en Edén (Gen. 2.7) Quizá a los ojos del ciego le faltaría formar algo: ¿el cristalino? ¿La córnea? ¿El nervio óptico? Jesús utilizó el material primigenio para hacer la “pieza” faltante: Barro[1].


Jesús es el Amén, la respuesta a todas las oraciones. También es el Testigo fiel y verdadero de toda la Creación. Jesús es el principio de la Creación de Dios. (Ap. 3.14) Él estuvo con el Padre ordenándolo todo y era su delicia de día en día, teniendo solaz delante de él en todo tiempo. (Prov. 8.30)


Por eso dijo Dios Padre: “Hagamos” al hombre a nuestra imagen (Gen. 1.26) estaban El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. También los Ángeles del Señor, poderosos en fortaleza, que ejecutan su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto. Todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacen su voluntad. (Sal. 103.20 – 21)


La Biblia es La Palabra de Dios, Jesús es la Sabiduría, El Verbo de Dios, lo que sale de la boca de Dios, (Jn. 1..1 -2) por eso está escrito: No solo de pan vive el hombre sino de todo lo que sale de la boca de Dios (Dt 8:3; Mt. 4:4) Nuestra comida espiritual es Cristo.  


Lee La Palabra y Él te revelará los secretos muy guardados, te mostrará los tesoros escondidos, los secretos a los que los “sabios” no pueden acceder (Is. 45.3). El Principio de la verdadera sabiduría es el temor de Dios (Prov. 1.7). Lee la Palabra, y tendrás revelación de Dios, porque a Él le place contarnos sus secretos, somos Sus hijos. Lee La Palabra, y cada día te sorprenderá con cosas nuevas, como si la leyeras por primera vez. El te va a asombrar, te va a maravillar. ¡¡Lee la Palabra!!


“Porque el Padre ama a los hijos, y les muestra todas las cosas que Él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que  nos  maravillemos”. (Jn. 5.20 B)






[1] Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros. Isaías 64.8

Comentarios

Publicar un comentario

Deje aquí su comentario, gracias!

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.