El Adán Cromosomal "Y" & la Eva Mitocondrial.

LA CLAVE GENÉTICA.

En esta oportunidad, quiero compartirles un estudio sobre genética poblacional[1] muy interesante, que afirma que todos los hombres actuales descienden de dos antepasados comunes, uno masculino oriundo de África central y una Mujer de África sudoriental. Este post forma parte del capítulo I del libro “De Edén al nacimiento de las Naciones. Un estudio breve del período prehistórico en la Biblia (Gen. I – XI)”.

Según la genética poblacional todos los hombres actuales (Homo Sapiens) descendemos de un único antepasado. Este antepasado común, según esta teoría, habría vivido en África centro – occidental hace 90.000 años atrás. La ciencia lo bautizó Adán Cromosomal Y, en una alusión directa al Adán bíblico[1].

¿Porqué los genetistas afirman esto? Debido a que todos los hombres tenemos en nuestro genoma al cromosoma Y, y esto prueba que genéticamente somos descendientes de un mismo antepasado. En definitiva es lo mismo que afirma la Biblia, aunque partiendo desde otro punto y con distinto enfoque.
Para que nosotros podamos estar leyendo este artículo hoy, además del Adán Cromosomal, evidentemente tuvo que haber existido una Eva.
De acuerdo con la genética poblacional, de la misma forma que el cromosoma Y se hereda por vía paterna, dicha teoría afirma que las mitocondrias (órganos celulares que suministran la mayor parte de la energía para la actividad celular) se heredan por vía materna. Esto implica que necesariamente la humanidad tuvo un ancestro femenino único: la Eva Mitocondrial.
La Eva mitocondrial, habría sido una mujer que vivió en el  África sudoriental hace 200.000 años y que  correspondería al ancestro femenino común más reciente que poseía las mitocondrias de las cuales descienden todas las mujeres de la población humana actual. Fue bautizada así en referencia a la Eva bíblica.
Una comparación del ADN mitocondrial de distintas etnias de diferentes regiones, sugiere que todas las secuencias de este ADN tienen envoltura molecular en una secuencia ancestral común. Asumiendo que el genoma mitocondrial se hereda por vía materna, esto implicaría que todos los seres humanos tienen una ascendente femenina común.
Es importante tener en cuenta, a fin de evitar confusiones, que si bien los científicos han bautizado a estos ancestros con los nombre de Adán y Eva, ello no implica que se refieran a los personajes bíblicos.
De hecho de acuerdo con la información actual, estos ancestros no habrían vivido ni en la misma época ni en la misma región dentro de África. Por el contrario, según la diversidad genética, se estima que el Adán cromosómico habría vivido en el África centro-occidental y la Eva mitocondrial en el África sudoriental. Según los expertos, el ancestro común femenino habría sido anterior al masculino en aproximadamente 100 Millones de años[2].
Los científicos hacen la siguiente hipótesis: De una humanidad numerosa, lo que implica con una biodiversidad genética, por causas que se desconocen (una catástrofe mundial o una epidemia) en algún momento del tiempo algo sucedió que exterminó a la mayoría de los hombres y solo sobrevivieron algunos que tenían estas características genéticas. Los ancestros comunes de estos sobrevivientes (de los cuales descendemos nosotros) serían el Adán “Y” y la Eva mitocondrial.

Si lo graficamos la hipótesis de los científicos, es más fácil de entender:

a.      Una humanidad numerosa genéticamente diversa
b.      Una catástrofe mundial
c.       Solo sobreviven unos pocos. Estos hombres (descendientes de Adán Cromosomal Y) y  las mujeres (descendientes de la Eva mitocondrial)
d.      De estos descendería toda la humanidad actual.

En 1998 el Dr. Stanley H. Ambrose, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, propuso que dicha catástrofe universal habría sido la erupción del volcán Toba[3]. Según las pruebas geológicas, en lo que hoy es el Lago Toba[4] había un volcán que entró en una violentísima erupción[5]. Este evento habría producido lo que se denomina un “Invierno volcánico”. Durante una erupción volcánica grande, la atmósfera se oscurece por efecto de las cenizas, esto lleva a una baja de la temperatura. En la catástrofe de Toba, la baja de la temperatura habría tenido una media de entre 3 y 3.5°C. Esta implica que en algunas regiones templadas la caída del termómetro pudo alcanzar los 15°C, modificándose de esta manera todo el hábitat natural. Este invierno volcánico pudo haberse extendido entre 6 y 7 años. Este cambio aceleró a su vez la diferenciación de las poblaciones humanas aisladas, conduciendo finalmente a la extinción de todas las especies humanas (menos una, de la cual descienden los humanos actuales)[6].
La aparición del Adán cromosómico-Y se cree que estaría relacionada con la catástrofe de Toba en torno al año 70.000 a. C.

Según la ciencia, la humanidad se habría reducido a sólo alrededor de 1000 individuos.
¿Qué es lo que está afirmando el Dr. Ambrose?
Sin entrar en la polémica por la diferencia enorme de años, básicamente podemos entender dos cosas:

  1. Había una numerosa población Mundial antes de la Catástrofe de Toba. (¿Génesis 1.27 una “Humanidad” como traduce la NVI?).
  2. De toda esa Humanidad, solo quedaron unos pocos sobrevivientes, pero que todos los hombres modernos descenderían de uno solo (¿Relato del Génesis capitulo 2?) al que el Sr. Ambrose bautizó Adán Cromosomal –Y.
En definitiva, y más allá de los huecos que Ambrose tiene en su teoría, (como por ejemplo que el Adán Cromosomal –Y  sea posterior en 100 M de años a la Eva Mitocondrial) lo interesante es que según este estudio todos los hombres actuales descendemos de un Adán y todas las mujeres de una Eva.




[1] Rama de la genética que estudia la variación y la frecuencia de los cambios de los alelos (genéticos) del cromosoma Y. El cromosoma Y está presente solo en los machos en la mayoría mamíferos, incluyendo seres humanos. Los varones tienen un cromosoma de Y y un cromosoma de X, mientras que las hembras tienen dos cromosomas de X. En mamíferos, el cromosoma de Y contiene el gene ese desarrollo embrionario de los disparadores como varón. Este gene es SRY. Otros genes (además de SRY) en los cromosomas de Y de hombres y de otros mamíferos sea necesario para la producción normal de la esperma.
[3] Estaba situado donde hoy se encuentra el lago Toba, en el norte de la isla de Sumatra en el océano Índico.
[4] El Lago Toba El lago Toba es un gran lago de origen volcánico de 100 Km. de largo y 30 km de ancho, situado en el centro de la zona septentrional de la isla de Sumatra.
[5] La erupción del Toba ha sido fechada hace unos 73.000 ± 4.000 años. Se ha estimado un índice de explosividad volcánica de 8, lo que la convierte, según la ciencia, en el ejemplo más reciente de una erupción supervolcánica, y probablemente en la más poderosa erupción ocurrida en los últimos dos millones de años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.