El Precio que Cristo pagó. By Fabian Massa.

Sobre 2° de Corintios 5.14 – 21 TLA


         Si preguntamos a los hermanos de la congregación que actividad propia de un cristiano les cuesta más llevar adelante, muchos responderán: Orar.

¿Y que es orar?

  I. Orar es: Hablar con Dios, a fin de tener una relación personal con Él.



II. Declarar Su Palabra en nuestras vidas y la de nuestra familia.



III. Contarle nuestras angustias y temores, para que nos libre y nos ayude.



IV. Compartirle nuestros sueños, nuestros proyectos.



V. Interceder por aquellos que están en un mal momento.



VI. Confiarle nuestra seguridad y la de nuestra familia.


  

Es necesario que entendamos cuánto costó que nosotros tengamos la posibilidad de hablar con el Creador de todo el Universo. Pablo lo explica muy bien en su segunda carta a los Corintios:

14 A El amor de Cristo domina nuestras vidas. Sabemos que él murió por todos…

21 Cristo nunca pecó. Pero Dios lo trató como si hubiera pecado, para declararnos inocentes por medio de Cristo.



Todo el castigo que yo merecía por mi maldad, cayó sobre el Cristo:
  
Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados. Is. 53.4 – 5 NVI

17-19 Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva.


         Dios nos ha liberado de nuestras vergüenzas, por medio del perdón de nuestros pecados y errores. Tenemos una oportunidad de vivir de una manera distinta.


Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.


Esto es entender que Cristo nos reconcilió con Dios y ahora que somos amigos de Dios en Cristo, tenemos el mismo ministerio que Jesús: El de reconciliar a los demás hombres con Dios. ¿Cómo lo hacemos? simplemente contándole a otros que para ellos Dios también tiene una oportunidad.

15 Así que, si Cristo murió por nosotros, ya no debemos vivir más para nosotros mismos, sino para Cristo, que murió y resucitó para darnos vida.     


         La prueba del reconocimiento al sacrificio de Cristo por nosotros es el cambio de estilo de vida (arrepentimiento): De vivir para hacer y pensar lo malo, a vivir para aprender a hacer lo bueno.

         Para que nosotros podamos tener una relación, Cristo murió de una muerte espantosa. No orar y no entender que tengo la oportunidad de aprender en Biblia a vivir bien es lisa y llanamente despreciar el sacrificio de Jesús.

         Cristo es el Cordero de Dios (Jn. 1.29) que con el derramamiento de su sangre quitó el pecado que me separaba de Dios (Is. 59.2)

         Es necesario que entendamos el valor que Cristo da al relacionamiento a través de la oración, Él dejará entrar al Reino solamente a aquellos a quienes conozca, es decir a sus amigos, lo que hablan (oran) con Él:

21 »No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre (Pastores y Predicadores), y en tu nombre expulsamos demonios (Ministros de Liberación) e hicimos muchos milagros (Ministerios poderosos)?” 23 Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. (nunca tuvimos una relación personal) ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad! (No buscar conocerlo es Maldad) Mt. 7.21 – 23


Llenarnos de actividad en la Iglesia, asistir a todas las reuniones, tener un Ministerio exitoso, nada de esto nos sirve si no tenemos una relación con Jesús.


         Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; Y por ello te vendrá bien. 22 Toma ahora la ley de su boca, Y pon sus palabras en tu corazón. 23 Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción. Job 22.21 – 23 RV 60.







Comentarios

Publicar un comentario

Deje aquí su comentario, gracias!

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.