Los Hijos de Dios y las hijas de los hombres. By Fabian Massa.


6 Cuando los seres humanos comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y tuvieron hijas, 2 los hijos de Dios vieron que las hijas de los seres humanos eran hermosas. Entonces tomaron como mujeres a todas las que desearon.

Gen. 6.1 – 2. NVI.

 

Una interpretación arcaica del Gen. 6.1


En la entrada de Tesoros de Sabiduría[1] del  12 Mar 2013, toco este tema desde la diferenciación entre los Hijos de Dios y los Hijos de los Hombres. En esta oportunidad el planteo es desde la relación de los Hijos de Dios con las hijas de los hombres, considerando a los “Hijos de Dios” como Ángeles caídos (Aunque esta interpretación es rechazada de plano dentro del cristianismo).

Tanto en el A. T. como en el N.T. hay referencias a los ángeles como hijos de Dios. Dentro del Nuevo Testamento tenemos:

Esto lo encontramos en Judas y en la segunda carta de Pedro

  1. Judas (Palestina 68 d.C.?) 1.13 13 Son fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas[2] errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. RV 95. Comentario de la RV 95 Judas 13 Imágenes tomadas del libro de Enoc, citado en los v. 14-15. Este escrito pertenece a la literatura judía y no forma parte de la Biblia. En él se habla de la falta de lluvia y de frutos, y se hace referencia al encarcelamiento de las estrellas[3].  14 De estos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: «Vino el Señor con sus santas decenas de millares, 15 para hacer juicio contra todos y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él». Comentario de la RV 95 Judas 15 Esta cita es del libro de Enoc[4] (véase Judas 12-13 n.), el cual contiene supuestas visiones que Enoc (Génesis 5.18, 21-24) tuvo después de haber sido llevado al cielo (referencia Hebreos 11.5) Nota de la NVI sobre Judas 1.6 Según ciertas tradiciones judías, Dios le asignó una responsabilidad y una autoridad diferente a cada uno de los ángeles (Véase Daniel 10.20 – 21)…Sin embargo, según dicha tradición judía, algunos de ellos, los hijos de Dios mencionados en Génesis 6, abandonaron la responsabilidad que se les había asignado para tener relaciones sexuales con las mujeres, convirtiéndose así en el diablo y sus ángeles (Mt. 25.41 Jesús dice: 41 Luego dirá a los que estén a su izquierda: Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.) Este libro fue considerado canónico a partir del 325 d.C. fecha del Concilio de Nicea I. Además de hacer referencia a Enoc, también cita otros dos apócrifos: a) La “Asunción de Moisés” en el v. 9 y b) Y “El Testamento de los doce patriarcas” (Neftalí3.4 – 5)[5]
  2. 1 Pedro 3.20 (64 a 68 d.C.) La carta fue escrita originalmente en un griego semejante en perfección al de la carta de Santiago. Tiene 62 hápax[6] del Nuevo Testamento, lo cual implica amplitud de vocabulario y el uso de la Septuaginta por parte del autor. Emplea elementos retóricos propios de la lengua griega del tiempo (antítesis, sinónimos acumulados, ritmo) y también gramaticales (uso del artículo y de las conjunciones)[7]. 1 Pe.3.19 y 20 a: (Cristo) Por medio del Espíritu fue y predicó a los espíritus encarcelados, que en tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca. NVI. Comentario de la RV 95 1 Pe. 3.20  Una tradición judía refería el texto de Gn 6.1-4 a los ángeles que se pervirtieron desobedeciendo a Dios. Siguiendo el orden del relato en Génesis, Pedro relaciona este episodio con el diluvio. En versículo 3.19 Pedro indica que Jesús les predicó a esos ángeles caídos que habían pecado contra Dios en Génesis 6.
  3. 2° de Pedro (64 a 68 d.C.) 2° de Pedro 2.4 Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a prisiones de oscuridad, donde están reservados para el juicio. RVR1960. El apóstol se refiere a los mismos ángeles caídos, que fueron encerrados en “prisiones de oscuridad”: En el libro De Edén a la Naciones[8], se desarrolla este punto en detalle. Estos ángeles según, este pasaje,  son los que están encarcelados para el Juicio final, (comentario de la edición RV95). En Mateo 25.41 Jesús se estaría refiriendo a ese mismo grupo de ángeles caídos, como también son mencionados en el libro de Enoc[9]. Obviamente, los que mantienen una posición tradicional, no aceptan que estas menciones en Judas y 2° de Pedro se refieran al libro apócrifo de Enoc, aunque la cita es directa. Como podemos apreciar, en el Siglo I algunos de los principales líderes del cristianismo habrían considerado que los hijos de Dios de Génesis 6 eran ángeles, que a causa de su rebelión fueron condenados a la oscuridad eterna. De la misma manera, la mención del Libro de Enoc es directa en Judas e indirecta en 2° de Pedro. Es evidente que conocían muy bien esta literatura, así como el Libro de los Jubileos[10] y el Documento de Damasco[11].

Esta interpretación arcaica, quizá emparentada con antiguos mitos sumerios ya perdidos, en donde seres celestiales tienen hijos con mujeres, (dando como fruto de estas relaciones el nacimiento de seres con atributos sobrenaturales) es común en todas las mitologías.
Los ejemplos más conocidos en nuestra cultura occidental son las aventuras de Zeus con las beldades terrestres:


La Princesa Europa de Fenicia


En la entrada del 13 de Marzo de 2013 de La Semana 70 “La Mujer montada en la Bestia[12]” se relata el mito de Zeus cuando enamora a la joven princesa fenicia Europa  (gr. Antiguo: Εὐρώπη Eúrṓpē). El mito dice que el dios Zeus, quien la deseaba sexualmente, a fin de poder poseerla tramó la siguiente estrategia: Se transformó en un hermoso toro blanco, mezclándose con las reses que pacían cerca del lugar donde la bella joven jugaba con sus doncellas. Mientras Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició sus costados y, al notar que era manso, se montó en él. Zeus aprovechó esa oportunidad: corrió al mar y nadó hasta la isla de Creta llevando a Europa en el lomo. Ya en Creta, Zeus reveló su auténtica identidad, y Europa se convirtió en la primera reina de la isla.







La Reina Alcmena de Tebas

Hércules es quizá el “Héroe” del mundo por excelencia, integrante del Panteón de la mitología griega. Además los comics, las series televisivas y el cine de aventura de Hollywood aportaron a su popularidad. Hércules es la versión romana de Heracles, quien fue un personaje histórico real, gobernante de la ciudad de Tirinto alrededor del 1200AC.
La leyenda cuenta que Heracles nació en Tebas, ciudad al norte de Atenas, donde vivían Alcmena y Anfitrión. Cuenta también la leyenda que Zeus alargó mucho la noche en que fue engendrado Hércules. Se presentó en el palacio como el Rey Anfitrión y tuvo relaciones con Almena. El hijo que tuvieron entre ambos, tuvo una fuerza prodigiosa, de la cual hablan las leyendas.



La Princesa Dánae de Argos:

 Era la hija de Acrisio, rey de Argos. El rey había consultado el oráculo para saber si concebiría hijos varones. El oráculo respondió que quien tendría un hijo varón seria su hija Dánae y que este sería el causante de su muerte.
Acrisio asustado quiso impedir el cumplimiento del destino. Para ello hizo construir una cámara subterránea de bronce en la que recluyo a Dánae. Pese a estas precauciones, la princesa dio a luz un niño, Perseo. El padre fue Zeus que, transformado en lluvia de oro, su aparición más sutil, penetró en la habitación por una grieta del techo y sedujo a Dánae.



La Reina Leda.

Tal vez la aventura más conocida del dios. Leda era la esposa del rey Tindareo, situación que como hemos visto no amilanaba a Zeus. Mientras esta paseaba por el borde de un lago, Zeus se presentó en forma de Cisne, con el cual Leda entró en un juego; así Zeus la posee. Leda puso un huevo, tal vez dos. De ellos salieron Helena y Cástor y del otro Clitenmestra y Pólux. Se dice que Zeus tuvo con Leda tan solo media noche de amor.
De la misma manera que en la mitología griega los hijos de Zeus con las mujeres fueron famosos, la Biblia dice que los hijos que engendraron los “Hijos de Dios” con las hijas de los hombres fueron “Varones de Renombre:”
4 Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los famosos héroes de antaño. A partir de entonces hubo gigantes en la tierra. Gen. 6.4, NVI.

Los muchos paralelismos entre el pasaje bíblico y los mitos de distintas religiones paganas, es una de las causas más importantes por la cual está interpretación es rechazada por la mayoría de los estudiosos hoy en día.





[2] Estrella, Strong 792 astér; como regada del cielo.  Diccionario Strong.
[3] Léase Estrellas o Ángeles.
[4] El Libro de Enoc (abreviado 1 Enoc) es un libro intertestamentario, de la Biblia de la Iglesia Copta de Etiopía pero no es aceptado como canónico por las demás denominaciones.
[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Ep%C3%ADstola_de_Judas y Literatura Judía Intertestamentaria, de G. Aranda Pérez, F. García Martínez & M. Pérez Fernández. Ed. Verbo Divino, páginas 156.
[6] Hápax: Palabras que fueron usadas solo una vez en texto griego.
[7] http://es.wikipedia.org/wiki/Primera_ep%C3%ADstola_de_Pedro
[8] El libro "De Edén a las Naciones", que he escrito junto con Adrián Pablos, estará impreso para fines de 2013.  
[9] Este libro es considerado apócrifo.
[10] El Libro de los Jubileos, es un texto hebreo apócrifo, pseudoepigráfico, escrito aprox. en el año 100 a.C.
[11] El Documento de Damasco fue encontrado en un depósito de manuscritos olvidados en una antigua sinagoga del El Cairo. refería a la historia de los Esenios, secta que se oponía a los fariseos y saduceos alrededor del año 200 a.C. Al principio no se le dio importancia, hasta que se encontraron nueve copias fragmentadas de este mismo documento entre los Rollos de Qumrán, entonces  se hizo evidente el valor histórico de este hallazgo. La razón de la oposición, que terminó en el Cisma Esenio, fue porque la casta sacerdotal farisea, impuso su tribunal por encina de la Escritura, no practicando el perdón de las deudas de los pobres al 7° año ni la restitución de las Tierras a los pobres en el año del Jubileo (empeñadas por los pobres a causa de sus  deudas). Jesús confronta a los fariseos duramente en Mateo 23. La NVI Arqueológica reproduce algunos extractos de la traducción del Documento de Damasco realizada por Duane Garrett (página 1646) En la página 1645, la MISMA Biblia explica:” El Maestro de Justicia (Líder de los Esenios en el cisma) creía firmemente que Dios le había revelado todos los misterios proféticos, dándole autoridad no solo para la interpretación de las Escrituras, sino además para generar nuevas obras literarias inspiradas en condiciones de igualdad con las Escrituras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.