El Espíritu Santo en las Santas Escrituras II. By Pastor Osvaldo Ripoll


Como hemos visto anteriormente no hay una distinción entre el  Espíritu de Dios, el Espíritu de Cristo y el Espíritu Santo, esto es simple de creer pero a la vez complejo de explicar… Hay un solo Espíritu Santo, un solo Dios y un solo Hijo.

Pero el Espíritu Santo tiene varios nombres que describen sus diversos ministerios. Tomemos  el libro de Romanos:  

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Romanos 8: 9  RV 1960
Veamos bíblicamente, ¿por qué se llama al Espíritu Santo el Espíritu de Cristo?
Porque se lo envía en el nombre de Cristo, 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. Juan 14: 26  RV 1960

Porque Él es el Espíritu que envió Cristo, es por este medio que los hombres nacen al Reino de Dios, esta nueva vida en el Espíritu es mantenida y alimentada por Cristo; 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Juan 1: 12 – 13 RV 1960

10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. Juan 4: 10 RV 1960

38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7: 38 RV 1960
Es Cristo quien también bautiza con Espíritu Santo, 11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Mateo 3: 11 RV 1960

En otro punto podemos ver que una de las funciones del Espíritu Santo es glorificar a Cristo, 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Juan 16: 14 RV 1960. Es decir que el Espíritu Santo convierte en una realidad vívida lo que Cristo hizo por nosotros.
Podemos decir también que la conexión entre Jesús y el Espíritu Santo es tan estrecha que los dos moran o viven dentro del creyente, 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2; 20 RV 1960. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.  Romanos 8: 9 – 10 RV 1960

De estos puntos que hemos recorrido, hasta aquí, nos debe quedar bien claro que  gracias al Espíritu Santo, la vida de Cristo viene a ser nuestra vida en Cristo.


El Espíritu Santo nos trae consuelo

Pasemos ahora a analizar el ministerio del Espíritu Santo como Consolador, es el mismo Jesús quien anuncia dicha función del Espíritu en Juan Capítulo catorce; 15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. 19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.  Juan 14: 15 – 19 RV 1960

Jesús estando reunido con sus discípulos en sus horas más difíciles, les fue bien claro y contundente diciéndoles que era necesario que Él se fuera para que llegara a la Tierra el Espíritu Consolador el cual sería omnipresente y para salvación de todos, trayendo convicción de pecado,  arrepentimiento y consuelo. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre. La función de repetir este versículo es que comprendamos el infinito amor de nuestro Dios el cual no deja nada librado al azar, sino que al darnos la oportunidad de arrepentirnos también nos provee de la herramienta fundamental para comprender su Reino.

La palabra consolador proviene del griego paracletos, que literalmente significa: uno llamado al lado del otro con el propósito de ayudarle en cualquier forma, particularmente en procedimientos legales y criminales. Se acostumbraba en los tribunales antiguos, que las partes que litigaban se presentaran acompañadas de uno o más amigos de influencia, denominados Paracletoi. Estos proporcionaban a sus amigos, sin esperar ningún tipo de pago o recompensa alguna, una ayuda que se basaba simplemente en la amistad. Estos amigos aconsejaban sabiamente al acusado o litigante; en otras palabras, hacían de la causa de su amigo su propia causa.

El Señor nos deja bien aclarado cual es la función del Espíritu Santo y que éste también es parte de la Trinidad, siendo uno con Dios y uno con el Hijo. Nos explica de que manera el Espíritu nos ayuda y nos guía dándonos sabiduría para seguir el camino correcto y como nos defiende solo por el interés de nuestra amistad. Quiero dejarle la reflexión de este escrito a nuestro Señor el cual en el libro de Juan capítulo dieciséis versículos siete al quince, hace una excelente síntesis de la importancia del Espíritu Santo para nuestras vidas, es por esto que simplemente me despido pidiéndole a Dios que los bendiga y guarde.

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. Juan 16: 7 – 15 RV 1960

Pastor Osvaldo Ripoll

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.