STUDY. El Diluvio. By Fabian Massa.


Un estudio breve de Adrian Pablos & Fabian Massa. Extracto del libro "De Edén a las Naciones" que estará editado a principios de 2014.


a.     Introducción

     En este capítulo trataremos de apreciar la enorme  dimensión de la catástrofe que significó el Diluvio y entender las consecuencias del mismo, desde el punto de vista espiritual e intelectual. Como vimos al final del capítulo XII, una vez terminada el arca y completada su carga, estando ya  Noé y su familia a bordo, El Señor mismo cerró la puerta y comenzó el Diluvio,  el nivel de las aguas subió rápidamente y  comenzó la inundación. El Arca comenzó a flotar y rompiendo la estructura que la retenía, se liberó comenzando su viaje en medio de la tempestad, empujada por las corrientes  y por los vientos.

Según la Biblia y también de muchas leyendas o tradiciones ancestrales de civilizaciones dispersas por todo el mundo (que estudiaremos en el capítulo XV), el Diluvio fue una inundación universal.  El nivel del agua subió quince metros por encima de los montes más altos (Tengamos en cuenta que la altura de los montes antes del Diluvio sería mucho menor a la actual[1]).  Gen. 7.12 - 12 dice:

7:11 En el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, a los diecisiete días del mes, en este día se rompieron todas las fuentes del abismo grande, y las ventanas de los cielos se abrieron. 7:12 Y fue la lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. La Torah  (Ver imagen 14.1)

En el relato bíblico, el espacio exterior es un gran mar separado de la de la atmósfera de la Tierra  por una barrera sólida, por eso es que dice la Palabra en Gen 1:7 E hizo Dios el firmamento y apartó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban arriba del firmamento”. Cuando La Tora dice:”…las ventanas de los Cielos se abrieron y fue la lluvia sobre la Tierra 40 días y 40 noches” se refiere a que en “La Barrera” se produjeron aberturas por donde cayó el agua del Mar Exterior (Espacio Exterior) hacia la Tierra.


b.     El comienzo del Diluvio.

De acuerdo al relato de Génesis 7.6 a 16, en el año seiscientos de Noé, se desató el Diluvio. 
Rápidamente el nivel de las aguas de los ríos y mares fue subiendo, no solo llovía sino que además las fuentes del Abismo se habían roto, es decir las napas freáticas se desbordaron y el agua empezó a borbotear del mismo suelo. En un momento dado, el agua en la zona donde el Arca estaba construida fue suficiente para ponerla en flotación, se cortaron las ligaduras y la estructura que la sostenía fue destruida. El viento y las aguas la arrastraron en un viaje por demás dramático.  Los Hombres y animales que habían quedado fuera de la nave habrían buscado desesperadamente refugiarse en las zonas altas, pero el agua seguía subiendo y muy pronto ya no habría escapatoria para nada ni nadie. Una verdadera catástrofe universal.
A partir del día diez en el cual la lluvia no paraba, imaginamos cierta desesperación y sensación de encierro, y el comienzo de los roces familiares. A partir del día veinte, suponemos que posiblemente habría una tirantez y una inestabilidad emocional en la familia, además de grandes cuestionamientos hacia Noé. Del día treinta en adelante, el estado personal y familiar de cada integrante seria de desesperación extrema y los conflictos de una gravedad importante. Suponemos que toda la familia reprocharía a Noé. También podemos entender que Noé debería ejercer su autoridad y clamar a Dios por una respuesta, y que también estaría a esta altura lleno de dudas. Mientras tanto todos debían trabajar duro. Había que atender a los animales, algunos daban más trabajo que otros.



c.      Una pregunta obligada: ¿De dónde salió tanta agua?


7:11 En el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, a los diecisiete días del mes, en este día se rompieron todas las fuentes del abismo[2] grande…Gen. 7.11 A

La Palabra explica que además de la lluvia, el agua “Brotaba” del mar. Se puede decir que el abismo es una profundidad sin fondo y, por extensión, cualquier lugar profundo. La palabra suele usarse para aludir a una fosa, ya sea el fondo más profundo del océano o el infierno. Abismo procede del griego, ‘sin fondo’, forma que puede provenir del sumerio Abzu (en acadio Apsu), ‘aguas profundas’.



Un “Abismo” en el Mar de las Galápagos[3] (Ver imagen 14.2)

En el año 1977 un grupo de científicos descubrieron el primer "respiradero hidrotérmico" al este de las Islas Galápagos. Los respiraderos hidrotérmicos son "géiseres[4]"  submarinos.  Emergen desde el fondo del océano, entre 2.500 y 5.500 metros de profundidad.
 El fenómeno consiste en que el agua del mar se filtra por las juntas de las placas Tectónicas[5] en el  piso marino y entra en contacto con el Magma terrestre[6], impregnándose de diversos metales y compuestos químicos propios del Magma. Luego cuando a causa de la altísima temperatura se eleva mucho la presión, el agua es expulsada devuelta al seno del océano, junto con gases sulfurosos y metanos. Esta agua sale a altas temperaturas.

La línea de encuentro entre las placas tectónicas está en constante movimiento[7]. Estos “respiraderos hidrotérmicos” con aberturas en el fondo oceánico en contacto con el magma terrestre, condicen muy bien con la idea de “Abismo” de la cosmografía rabínica: “La Gehena[8]”, situada bajo el lecho del océano y dividida en tres o siete partes superpuestas una sobre otra.
En la versión griega del A. T. la palabra abismo representa tanto el caos original (Gen. 1.2) como el tehom  hebreo, que se usa tanto en la literatura apocalíptica y cabalística como en el Nuevo Testamento para aludir al infierno, el lugar del castigo:

2 La tierra era un caos total,
las tinieblas cubrían el abismo
(tehom)
y el Espíritu de Dios iba y venía
sobre la superficie de las aguas
[9].

En la Biblia «abismo» suele usarse para esta idea. Principalmente en la cosmografía de la Septuaginta[10] la palabra «abismo» se aplica tanto a las aguas bajo la tierra que originalmente la cubría, y que alimenta a fuentes y ríos, como a las aguas del firmamento que se consideraban estrechamente relacionadas con las de debajo.

De la idea general de profundidad, el término “tehom[11] adquirió el significado de ‘lugar de los muertos’, si bien aparentemente nunca llegó a ser lo mismo que el She'ol[12]. En el Apocalipsis el She'ol es la prisión de los espíritus malvados de donde ocasionalmente pueden escapar y donde Satanás está condenado a pasar 1.000 años.

Es importante entender que “las fuentes del Abismo” son las aguas que están bajo la superficie de la corteza oceánica y terrestre, de esas “fuentes” brotó la mayor parte del  agua del “Diluvio,” cuando Dios le ordenó que retrocedan, volvieron a las mismas profundidades.

Ahora constituyen una de las más importantes reservas de agua apta para consumo humano de las que disponemos, junto con los hielos antárticos y de los glaciares[13]. Vamos a desarrollar estos puntos más adelante. El Diluvio, es visto en todas las tradiciones como un Juicio de la deidad dominante en cada cultura. Bíblicamente es un decreto de Dios contra toda la Humanidad,  a causa de su maldad, Gen. 6.5 - 7:

6.5 Y vio el Eterno que era grande la maldad del hombre en la tierra, y que todo el impulso de los pensamientos de su corazón era exclusivamente malo todos los días.6.6 Y se arrepintió el Eterno de haber hecho al hombre en la tierra, y se afligió en su corazón.6.7 Y dijo el Eterno: borraré al hombre que cree, de sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta el cuadrúpedo, hasta el reptil y hasta el ave de los cielos; porque estoy arrepentido de haberlos hecho. Torah

Sin embargo, como vimos oportunamente en capítulos anteriores, Gen. 6.8:

6.8 Más Noé halló gracia ante los ojos del Eterno. Tora.

Del versículo 6 se desprende que el Juicio de Dios fue sobre toda la Tierra y sobre toda criatura. Por eso se califica al Diluvio como una mega catástrofe universal. En cada cultura las Leyendas dan a entender que había una sociedad organizada (Civilización).




[1] Este punto está desarrollado en el capítulo XVII “Reacomodamiento Orogénico”
Salmo 104:8 : “ Subieron los Montes y bajaron los Valles” En la versión Peshitta en Español (Conocida también como Biblia Siríaca, en arameo.) describe así el proceso a través del cual El Señor “reordenó” la Tierra para dar lugar a las aguas  del Diluvio, a fin de que el planeta sea poblado de vida nuevamente.

[2] Abismo, Seol, hebreo, strong7585: Hades, lugar o mundo de los muertos.
[3] Las islas Galápagos (también islas de los Galápagos y oficialmente archipiélago de Colón) constituyen un archipiélago del océano Pacífico ubicado a 972 km de la costa de Ecuador. Está conformado por 13 grandes islas volcánicas, 6 islas más pequeñas y 107 rocas e islotes, distribuidas alrededor de la línea del ecuador terrestre. Administrativamente, las islas constituyen una provincia de Ecuador, cuya capital es Puerto Baquerizo Moreno (oficialmente, también se le denomina Región Insular del Ecuador). Wikipedia.

[4] Un géiser (Del Islandés = emanar) es un tipo especial de fuente termal que erupciona periódicamente.
[5] Una placa tectónica o placa litosférica es un fragmento de litosfera que se mueve como un bloque rígido sin presentar deformación interna sobre la cobertura del magma terrestre.
[6] Magma terrestre: Es la materia rocosa fundida en el interior del planeta.
[7] La tectónica de placas es la teoría que explica la estructura y dinámica de la superficie de la Tierra. Establece que la litosfera (la porción superior más fría y rígida de la Tierra) está fragmentada en una serie de placas que se desplazan sobre el manto terrestre. Esta teoría también describe el movimiento de las placas, sus direcciones e interacciones. La litosfera terrestre está dividida en placas grandes y en placas menores o microplacas. En los bordes de las placas se concentra actividad sísmica, volcánica y tectónica. Esto da lugar a la formación de grandes cadenas y cuencas.
[8] Gehena: "Gehena" es una transliteración y deriva de Ge Hinnom que significa “Valle de Hinom” y también Gai ben-Hinnom que significa «valle del hijo de Hinom». El valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén, es un valle real situado en Jerusalén (Josué 15:8 y 18:16, II Reyes 23:10, II Crónicas 28:3 y 33:6, Nehemías 11:30, Jeremías 7:31~32, y 19:2, 19:6 y 32:35) que después del año 638 a. C. se convirtió en el lugar utilizado para incinerar los desperdicios de Jerusalén.
[9] El exegeta Rashí traduce así el primer versículo del Génesis: "En el principio, al crear Dios los cielos y la tierra, la tierra estaba vana y vacía... "pues la Escritura Sagrada no quiere mostrar aquí el orden en que las cosas fueron creadas; la prueba de esto es que el final del segundo versículo da a entender que las aguas ya existían antes que los cielos y que la tierra, dado que no hay una relación secuencial permanente en el texto.

[10] Biblia Septuaginta es la traducción de la Biblia Hebrea al griego. Su redacción inició en el siglo III a. C.  por orden de Ptolomeo II de Alejandría y concluyó a finales del 200 a.C.
[11] Hebreo: Tehom: Profundidad, abismo. Se menciona 36 veces en el AT.
[12] Seol, Strong #7585 Lugar de los muertos.
[13] Hielos Antárticos, Glaciares y  reservorios de agua dulce: Hoy en retroceso por causa del “Calentamiento Global”.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deje aquí su comentario, gracias!

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.