STUDY. El Espíritu Santo en las Escrituras V. By Pastor Osvaldo Ripoll.

Naturaleza de los Dones del Espíritu


Para comenzar con este tema debemos aclarar primeramente que los dones del Espíritu Santo y el don del Espíritu Santo son dos cosas diferentes.

Los dones del Espíritu son habilidades sobrenaturales impartidas por el Espíritu para el servicio en especial.
El don del Espíritu se refiere al derramamiento del Espíritu Santo sobre el creyente, el cual lleva adelante el Cristo ascendido.  

33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Hechos 2: 33 RV 1960

El apóstol Pablo nos habla claramente de los dones del Espíritu divididos en tres aspectos, los cuales trataremos de explicar a continuación a través de la traducción de sus palabras originales en griego[1].

        I.            Carismata: Variedad de dones impartidos por el Espíritu.
      II.            Diakonal: Variedad de  servicios en la obra de Dios.
    III.            Energata: Variedades de poder de un Dios que opera en todas las cosas y por medio de ellas

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.  1 Corintios 12: 4 – 7 RV 1960

El principal propósito de los dones del Espíritu es capacitar de manera espiritual (sobrenatural) para el fin de edificar la iglesia de Dios por medio de la instrucción a los creyentes y la salvación de los no convertidos.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice:
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los  santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. Efesios 4: 7 – 16 RV 1960


También el Pablo enumera nueve de estos dones en 1 de Corintios 12: 8 -10

Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. 12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. RV 1960
Trataremos de diferenciar y explicar cada uno, aunque sabemos que es casi imposible, solamente a modo de guía. No debemos tomar esta lista de ninguna manera como definitiva.

a.    Poder para saber en forma sobrenatural: palabra de sabiduría, palabra de ciencia y discernimientos de espíritus.

b.      Poder para actuar en forma sobrenatural: fe, operaciones de milagros y don de sanidad.

c.       Poder para hablar en forma sobrenatural: profecía, géneros de lengua e interpretación de lenguas
Para concluir con este escrito podemos afirmar que los dones son descriptos bíblicamente como Manifestaciones del Espíritu Santo, que fueron dados para provecho, es decir, para edificación de la iglesia de Jesucristo. Por lo tanto deben ser usados de esa manera y con ese fin, a cada uno se le da según la voluntad de Dios y no debe compararse con otro, dado que la iglesia es un cuerpo y cada miembros cumple diferentes funciones pero igualmente importantes dentro de este. Los animo fervientemente a participar de la obra del Nuestro Señor poniendo a disposición de su cuerpo los dones con los cuales  Él nos ha capacitado.

Dios los bendiga,


                                                                                                  Pastor Osvaldo Ripoll










[1] Teología bíblica y sistemática (Myer Pearlman)

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El que tenga oídos para oír, que oiga. By Fabian Massa