STUDY. Hablar en lenguas. Pastor Osvaldo Ripoll.


El Espíritu Santo en las Escrituras VI
Hablar en lenguas

En este escrito estamos buscando, humildemente, explicar el don de lenguas de una manera clara, concisa y con respaldo bíblico, para que todos podamos comprenderlo.
El don de lenguas, podríamos decir, que es la capacidad dada por el Espíritu Santo de hablar en forma sobrenatural un idioma jamás aprendido por el que lo habla. Ese lenguaje es comprensible solo a través de la interpretación realizada por medio del don de interpretación de lenguas, igualmente sobrenatural.
Podemos comprender por medio de la lectura bíblica que hay dos tipos de mensajes en lenguas. Uno que es dirigido a Dios exclusivamente y sin interpretación; un tipo de comunicación directa entre Dios y el espíritu humano el cual intercede para lograr un crecimiento en lo espiritual. Otro que es direccionado a la iglesia, el cual tiene interpretación, guiando su crecimiento a todo nivel. Leamos los textos de las Sagradas Escrituras los cuales tocan este tema.


 Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. 1 Corintios 14: 2 RV 1960
Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación. 1 Corintios 14: 5 RV 1960

De esto podemos comprender que debemos hacer una diferencia entre las lenguas como señal del Espíritu Santo y las lenguas como don del Espíritu Santo. Las lenguas como señal del Espíritu son para todos; mientras que las lenguas proféticas las cuales tienen interpretación, no lo son. Veamos:
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2: 4 RV 1960
27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. 28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? 31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.                 1 Corintios 12: 27 – 31 RV 1960

Con respecto a la interpretación de las lenguas dijo el Sr Donald Gree (Donald Gee (1891-1966) fue un maestro Bíblico Pentecostal Inglés. Donald escribió el libro y la llama del viento, que es la historia del pentecostalismo en Europa en el siglo 20. Fue llamado "El Apóstol de la balanza."):
El propósito de este don de interpretación es hacer que las expresiones extáticas e inspiradas por el Espíritu Santo, las cuales han sido pronunciadas en una lengua desconocida para vasta mayoría presente, sean comprendidas por el entendimiento general de todos, repitiéndolas con claridad en el  lenguaje común del pueblo reunido.

Notemos entonces que el don de lenguas sumado a la interpretación de las mismas equivale a profecía, según dice la primera carta a los corintios capítulo catorce versículo cinco, el cual vimos anteriormente. El Señor por medio de su Palabra  escrita nos da órdenes precisas y claras sobre la manera en que debemos hablar e interpretar las lenguas para edificar a su iglesia y nuestras vidas
21 En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor. 22 Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes. 23 Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos? 24 Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado; 25 lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros. 26 ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. 27 Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. 28 Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios. 1 Corintios 14: 22 – 28
El Espíritu Santo por medio del apóstol Pablo nos deja bien claro que el hablar en lenguas no debe provocar caos dentro de la congregación, ni tampoco ahuyentar a los no convertidos. Como todo lo que proviene de Dios debe hacerse en orden y respetando a la persona que se acerca por primera vez al camino de nuestro Señor.

El hablar en lenguas en la intimidad, recordemos, provoca una comunión directa del Espíritu Santo de Dios y el espíritu del creyente; intercediendo de manera directa de espíritu a Espíritu. El hablar en lenguas en la congregación  por el contrario de lo anterior, debe conllevar su debida interpretación la cual hará no solo crecer espiritualmente al Iglesia del Señor, sino que también mostrará el poder de Nuestro Señor a personas que están intentando recorrer el camino angosto que nos lleva a la vida eterna.


Dios los bendiga

Pastor Osvaldo Ripoll

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.