Un Mensaje de esperanza para aquellos que sufren. Sobre el salmo 69. By Fabian Massa.

Salmo 69. Sobre Sosannim (Lirios).

  Sálvame, Dios mío,
    que las aguas ya me llegan al *cuello.
Me estoy hundiendo en una ciénaga profunda,
    y no tengo dónde apoyar el pie.
Estoy en medio de profundas aguas,
    y me arrastra la corriente.
Cansado estoy de pedir ayuda;
    tengo reseca la garganta.
Mis ojos languidecen,
    esperando la ayuda de mi Dios.
Más que los cabellos de mi cabeza
    son los que me odian sin motivo;
muchos son los enemigos gratuitos
    que se han propuesto destruirme.
    ¿Cómo voy a devolver lo que no he robado?

El salmista clama a Dios, en una oración intensa, presa de una angustia indecible expresa también un aire de queja (Cansado estoy de pedir ayuda; tengo reseca la garganta. Mis ojos languidecen, esperando la ayuda de mi Dios.) El salmista manifiesta la tristeza del que está siendo condenado y es inocente. (Más que los cabellos de mi cabeza son los que me odian sin motivo;… se han propuesto destruirme. ¿Cómo voy a devolver lo que no he robado?)

El comentario de Jamieson[1] dice: “Aunque parece a algunos que el carácter del salmista en el Salmo 69:5 es el de pecador; sin embargo, su condición de víctima inocente de los crímenes alegados sostiene el carácter típico de la composición, y puede ser tomado pues en todo, como en el Salmo 22, por típicamente expresivo de los sentimientos de nuestro Salvador en la carne”.
En varios versículos de este salmo, podemos identificar situaciones que Jesús ha vivido, por ejemplo:
Soy como un extraño para mis hermanos;
    soy un extranjero para los hijos de mi madre.

En Juan 7.5 la biblia dice: Lo cierto es que ni siquiera sus hermanos creían en él. NVI

El celo por tu casa me consume.”Cuando Jesús purificó el Templo, echando a los mercaderes, sus discípulos tuvieron memoria de esta palabra:
16 Jesús dijo: ¿Cómo se atreven a convertir la casa de mi Padre en un mercado? 17 Sus discípulos se acordaron de que está escrito: «El celo por tu casa me consumirá.» NVI.


21 En mi comida pusieron hiel; para calmar mi sed me dieron vinagre.

Estando Jesús ya clavado en el madero, en su agonía le dieron a beber vinagre mezclado con hiel (mirra); pero después de haberlo probado, no quiso beberlo. Mateo 27.34 RV 60

29 Y a mí, que estoy pobre y adolorido,
    que me proteja, oh Dios, tu salvación.
30 Con cánticos alabaré el nombre de Dios;

    con acción de gracias lo exaltaré.
31 Esa ofrenda agradará más al Señor

    que la de un toro o un novillo
    con sus cuernos y pezuñas.

Una tremenda enseñanza, adorar a Dios en medio de la prueba!

32 Los pobres verán esto y se alegrarán;

    ¡reanímense ustedes, los que buscan a Dios!
33 Porque el Señor oye a los necesitados,

    y no desdeña a su pueblo cautivo.
34 Que lo alaben los cielos y la tierra,
    los mares y todo lo que se mueve en ellos,
35 porque Dios salvará a Sión

    y reconstruirá las ciudades de Judá.
Allí se establecerá el pueblo
    y tomará posesión de la tierra.
36 La heredarán los hijos de sus siervos;

    la habitarán los que aman al Señor.

El mensaje es de esperanza para todos aquellos que sufran injustamente. Al final, Dios enjugará toda lágrima de sus escogidos, tal cual el mismo Jesús le reveló a Juan:

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Apocalipsis 21.4, RV60


Es importante entender que todo lo que pasó en la vida de Jesús, estaba profetizado, para que todos comprendan que no adoramos a un hombre que fue deificado, sino a Dios mismo que se hizo hombre. Es Dios mismo quien nos promete consuelo.



[1] Jamiesón, Fausset & Brown. Comentario Exegético del A. T. pag. 715 PDF

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.