Reflexión (Sh). La Reforma. By Fabian Massa.

La Semana 70 comparte con nosotros: La Reforma.



La Reforma fue un movimiento que se inició en Alemania en el siglo XVI,  de la mano de Martín Lutero. Hacia el año 1500, la Iglesia de Roma tenía “El Gobierno Espiritual” sobre toda Europa.


En el siglo XV la Iglesia estaba sumida en una profunda corrupción en todos los órdenes: Político, económico, social y eclesiástico. En el año 1517 era Papa León X quien se encontraba remodelando la antigua Basílica de San Pedro en el Vaticano. La obra terminó demandando mucho dinero y para financiarla el Papa permitió al Príncipe Alberto de Brandeburgo[2] y a su agente Juan Tetzel la venta en Alemania de unos certificados muy particulares llamados “Indulgencias”[3]


Las Indulgencias eran certificados expedidos por el Clero, que eximían de culpa o pecado a quienes los recibían y evitaban que su alma pase por el “Purgatorio”.  Al librar del pecado las Indulgencias eran una especie de “Llave de entrada al Cielo”, que se podían adquirir a nombre propio o incluso las personas las podían comprar a favor de sus familiares ya fallecidos.  

Por aquel entonces, un monje alemán católico agustino de nombre Martín Lutero[4] se levantó en contra de esa corrupción. Para Lutero, la venta de indulgencias era una estafa y un engaño a los creyentes con respecto a la salvación de sus almas. En 1517, Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis, en las que atacaba la venta de indulgencias y esbozaba lo que sería su doctrina  sobre la salvación solo por la fe. Este documento es conocido como “Las 95 tésis de  Wittenberg” y se consideró el comienzo de la Reforma Protestante.

La Reforma de Lutero estuvo motivada por el celo hacia La Palabra de Dios y fue apoyada por los estudiosos, políticos y empresarios de su tiempo por una motivación bien distinta: Ellos querían la independencia de sus Estados soberanos del dominio de Roma. Esta fue la verdadera razón de ellos para apoyar la Reforma, sirviendo de esta manera a lo dispuesto por El Señor para que Su Palabra vuelva a ponerse en el máximo lugar de autoridad, ya que dentro de la Iglesia Romana se la había puesto debajo de la Tradición de los Padre de la Iglesia y de los intereses del papado y el clero.
Martín Lutero revisó las doctrinas medievales de la Iglesia de Roma contraponiéndolas con lo que dicen la Biblia. En particular, rechazó el complejo sistema sacramental de la Iglesia católica medieval, que permitía y justificaba prácticas como la "venta de indulgencias", según Lutero, un verdadero secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente, y no vendido.

Al principio, la Iglesia Católica no dio demasiada importancia a las ideas de Lutero, ni a sus ataques contra la doctrina de salvación por las obras, pero muy pronto tuvo que reaccionar ante las noticias que llegaban de Alemania, de que gran parte de la gente estaba desafiando el dominio de la Roma papal.
La pretensión de Lutero no fue el cisma de la Iglesia sino que se corrigieran estas desviaciones. Como Roma no quería ceder espacio ni poder político – económico no aceptó las ideas de Lutero, al que considera un hereje hasta el día de hoy.
Una de las obras mayores de Lutero fue la traducción de las Escrituras al idioma alemán. El objetivo de poner la Palabra de Dios como primera autoridad espiritual en la vida de los cristianos exigía que todos tuvieran acceso a una Biblia en su idioma nativo.

Un reconocido autor protestante, Philip Schaff (en "The New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge", art. Reformation), resume los principios del Protestantismo con las palabras siguientes:
El Protestante va directamente a la Palabra de Dios para buscar instrucciones y al trono de gracia en sus devociones, mientras que un católico romano consulta las enseñanzas de su iglesia y prefiere ofrecer sus oraciones a través de la Virgen maría y de los santos. De este principio general de libertad evangélica, y de relación directa del creyente con Cristo, proceden las tres principales doctrinas del Protestantismo: 1) La absoluta supremacía de La Palabra, 2) la gracia de Cristo y 3) el sacerdocio universal de los creyentes…[5]

Para que hoy nosotros tengamos la posibilidad de:

a.      Comprar una Biblia en nuestro propio idioma.

b.      Acceder de manera directa a la Gracia de Dios sobre nosotros, que es por el sacrificio de Jesucristo.

c.       Cumplir con el mandato de Jesús de ejercer libremente el sacerdocio (Apocalipsis 1.6 “Al que ha hecho de nosotros un reino, sacerdotes al servicio de Dios su Padre”).
Mucha gente fue perseguida, torturada, obligada a dejar familia, propiedades, huir al exilio, y muchos terminaron asesinados.


Reflexión:
Pero hoy, se ha extendido un movimiento dentro de las Iglesias Evangélicas que está queriendo volver al viejo esquema, quitándole la autoridad a la Palabra para dársela a las tradiciones o al culto de la personalidad del pastor. Mientras los católicos esgrimen la Infalibilidad Papal, hoy muchos hacen lo mismo con la Infalibilidad Pastoral, con la resultante de que tenemos un Quasi -Papa en cada Iglesia Evangélica, poniendo en más estima lo que dice el Ministro que lo dicho en la Escritura (que rara vez abren).

Congregaciones enteras que solo leen sus Biblias durante el culto de los domingos, dejandola juntar tierra el resto de la semana. Hombres y mujeres que se congregan y tienen muchas actividades ministeriales dentro de su congregación, pero que no conocen La Palabra de Dios y que solo ponen en práctica aquello que logran retener en los cultos.

Congregaciones que después de asistir durante 25 años a la iglesia no han leído siquiera una vez las Escrituras.


La Semana 70 está por comenzar, si no está listo, despierte ya!


___________________________

[1] http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Imperial_Circles_1512_en.png Silverhelm is the author of this image file. Its contents are based in part on a map published in the "Historical Atlas" by Prof. William R Shepherd, pub. Henry Holt & Co. (New York, 1911).
[2]  Fue arzobispo de Magdeburgo y de Maguncia, príncipe elector del Sacro Imperio Romano Germánico y administrador de la diócesis de Halberstadt.
http://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_de_Brandeburgo

[3] Historia de la Iglesia Cristiana, de Jesse Hurlbut. Ed. Vida, pag. 133
[4] Lutero era experto de la Biblia, en autores Medievales, tenía un doctorado universitario y daba clases en la Universidad de Wittenberg.
[5] ENCICLOPEDIA CATÓLICA: http://ec.aciprensa.com/wiki/Protestantismo#.Uwolwvl5PA8


Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.