Reflexión. Los dones espirituales y las “Lenguas”, sobre 1 Corintios 12[1]. By Fabian Massa


La Semana 70 comparte con nosotros: "Los dones espirituales y las “Lenguas”, sobre   1° Corintios 12"

En los tiempos de Pablo, la Iglesia del Señor era Una: Un mismo Dios, un mismo Evangelio, un mismo bautismo y una misma teología:
12 De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo.13 Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres— y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
Pablo nos enseña que aunque hay muchos dones solo hay un Espíritu Santo y es Dios quien hace todas las cosas:

4 Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. 5 Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor. 6 Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios el que hace todas las cosas en todos.

En los siguientes versículos (del 7 al 11) Pablo hace una lista de dones especiales que el Espíritu Santo da a determinadas personas para edificación de los santos:
  • Palabra de Sabiduría
  • Palabra de Conocimiento
  • Fe
  • Don de Sanidad
  • Don de Milagros
  • Don de Profecía
  • Discernir espíritus
  • Hablar en diversas lenguas[2]
  • Interpretar lenguas

Nótese que el hablar en lenguas e interpretarlas están en último lugar.

De la misma manera que en el cuerpo humano cada miembro cumple una función en armonía y complemento de los demás, teniendo cada uno de ellos el mismo grado de importancia, así también ocurre en la Iglesia: Los miembros que han recibido dones están al servicio de la congregación y ninguno debe sentirse más ni menos que los otros (versículos 12 a 27).
Pablo dice: “28 En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego los que hacen milagros; después los que tienen dones para sanar enfermos, los que ayudan a otros, los que administran y los que hablan en diversas lenguas”. 
Pablo da un orden lógico y abarcativo:

1.   Apóstol: El Apostolado generalmente abarca a todos los demás, por ejemplo el mismo Pablo como Apóstol abrió muchas Iglesias, las pastoreo, formó pastores (Timoteo y Tito), hizo milagros, sanidades, sirvió a los santos (más del 50% de la teología del N.T. es suya) y también hablaba en lenguas.

2.   Profeta (Pastores) Una de las tareas del pastor es enseñar, en los cultos y campañas Dios hace milagros por su intermedio, sanidades, una de las características del buen pastor es la vocación de servicio. Administra la Iglesia. Y dependiendo de la denominación, habla en lenguas.

3. Maestros: Obviamente enseña, tiene una vocación de servicio muy marcada, en cuanto a los milagros, los dones de sanidad y lenguas puede tenerlos o no.

4.     Don de Milagros: Los milagros generalmente incluyen las sanidades.

5. Don de Sanidad: En cambio los que tienen el don específico de sanidades generalmente no participan en otros tipos de milagros.

6.     Don de Servicio: Hay personas que tiene específicamente este don.

7.     Don de Administrar: Hay personas que tiene específicamente este don.

8.    Don de lenguas: Vemos que las lenguas vuelven a quedar en último lugar.


Pablo hace algunas preguntas muy significativas del 29 al 31:

1.       ¿Son todos apóstoles?
2.       ¿Son todos profetas?
3.       ¿Son todos maestros?
4.       ¿Hacen todos milagros?
5.       ¿Tienen todos dones para sanar enfermos?
6.       ¿Hablan todos en lenguas?
7.       ¿Acaso interpretan todos?

Obviamente la respuesta a todas estas cuestiones es:”No”. Hay varias lecturas que podemos hacer del orden de las preguntas:

  • El orden es abarcativo de arriba hacia abajo.
  • Cada uno de los dones es independiente del otro.
  • El don de lenguas y las personas que lo recibieron siguen estando últimos en la lista. 

Evidentemente si una persona tiene los 5 primeros dones (aunque no tenga las lenguas y su interpretación), es porque ha recibido un bautismo del Espíritu Santo, quien le ha impartido los dones necesarios para ejercer los correspondientes ministerios. Por lo tanto don de lenguas no es una señal exclusiva del Bautismo del Espíritu. Una persona puede tener don de lenguas e interpretarlas y no ocupar ninguno de los primeros ordenes de la jerarquía en una congregación.

De la misma manera que no todos son maestros o pastores, no todos hablan en lenguas, lo cual tira por tierra la premisa pentecostal que afirma que es la “manifestación exclusiva y excluyente” del bautismo del Espíritu.

Esta pretensión de que todo pentecostal “espiritual” debe hablar en lenguas ha producido que muchos de los hermanos caigan en un parloteo sin sentido, con tal de no quedar como gente que no tiene una verdadera espiritualidad. Los dirigentes pentecostales han dado vuelta el orden de la Biblia, sacando las lenguas del último lugar y poniéndolo en el primero. Además es necesario que se entienda el mensaje: Nadie debe sentirse superior a otro miembro del Cuerpo de Cristo. Sería bueno que los pentecostales dejen de creerse los únicos que tienen el “Bautismo del Espíritu” por la cuestión de las lenguas [a pesar de que en ellos también se cumple La Palabra de Dios y en realidad no todos hablan en lenguas sino unos pocos (la gran mayoría solo imita y son aún menos los que tienen la capacidad de interpretar)] y menospreciando a las demás denominaciones “que no son tan espirituales”.  
  

Es así como hay una “Teología Pentecostal” que acomoda la Biblia a su política denominacional, cuando debería ser exactamente al revés: Adecuar lo denominacional a la Biblia. 

La Semana 70 está próxima, la religiosidad no salva, el balbucear incongruencias tampoco. Es hora de volver a la Teología de Cristo.


________________________________________

[1] 1 Corintios 12.1-27 NVI
[2] En todo el N.T. la palabra griega que generalmente se traduce “lenguas” es γλώσσα (glossa) lenguaje o idioma. Diccionario Strong # 1100.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.