Profecía. Abadon, Apolion & Apophis[1] 99942 o El Destructor. By Fabian Massa.


La Semana 70 comparte con nosotros"Abadon, Apolion & Apophis[1] 99942 o El Destructor".


Apocalipsis 8.10 a 12

El tercer ángel tocó su trompeta, y una enorme estrella, que ardía como una antorcha, cayó desde el cielo sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales. La estrella se llama Ajenjo (Amargura). 


Y la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y por causa de esas aguas murió mucha gente. Un cuarto ángel Tocó su trompeta, y fue asolada la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas, de modo que se oscureció la tercera parte de ellos. Así quedó sin luz la tercera parte del día y la tercera parte de la noche. 



Apocalipsis 9.1 - 11

El quinto ángel tocó su trompeta, y vi que había caído del cielo a la tierra una estrella, a la cual se le entregó la llave del pozo del abismo.  Lo abrió, y del pozo subió una humareda, como la de un horno gigantesco; y la humareda oscureció el sol y el aire. De la humareda descendieron langostas sobre la tierra, y se les dio poder como el que tienen los escorpiones de la tierra. Se les ordenó que no dañaran la hierba de la tierra, ni ninguna planta ni ningún árbol, sino sólo a las personas que no llevaran en la frente el sello de Dios. No se les dio permiso para matarlas sino sólo para torturarlas durante cinco meses. Su tormento es como el producido por la picadura de un escorpión. 

En aquellos días la gente buscará la muerte, pero no la encontrará; desearán morir, pero la muerte huirá de ellos. El aspecto de las langostas era como de caballos equipados para la guerra. Llevaban en la cabeza algo que parecía una corona de oro, y su cara se asemejaba a un rostro humano. Su crin parecía cabello de mujer, y sus dientes eran como de león. Llevaban coraza como de hierro, y el ruido de sus alas se escuchaba como el estruendo de carros de muchos caballos que se lanzan a la batalla. Tenían cola y aguijón como de escorpión; y en la cola tenían poder para torturar a la gente durante cinco meses.  El rey que los dirigía era el ángel del abismo, que en hebreo se llama Abadón y en griego Apolión.



Apocalipsis 8.10-12 La estrella que Juan vio caer  Ap. 8.10 afectó la tercera parte del planeta. El polvo levantado por su caída contaminó la tercera parte de las aguas de lagos y ríos. El termino amarga, está relacionado con el ajenjo y su significado es venenoso, como las aguas de Mara que acarreaban maldición (Números 5.18-19). Asimismo la tercera parte del planeta quedó oscurecido por el polvo suspendido en la parte superior de la atmósfera, a tal punto que no dejaba pasar la luz del sol.

Apocalipsis 9.1-11 Desde el punto de vista espiritual, el meteorito con su impacto profundo rompió la cubierta del Pozo del Abismo, y demonios con forma de langostas que torturaban a los "no creyentes". Es una imagen tomada del ejercito de langostas de Joel 2:

2 Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones.
3 Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama; como el huerto del Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado; ni tampoco habrá quien de él escape.
4 Su aspecto, como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán.
5 Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como pueblo fuerte dispuesto para la batalla.
6 Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes.
7 Como valientes correrán, como hombres de guerra subirán el muro; cada cual marchará por su camino, y no torcerá su rumbo.
8 Ninguno estrechará a su compañero, cada uno irá por su carrera; y aun cayendo sobre la espada no se herirán.
9 Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones.
10 Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor.
Juan escuchó el nombre del Ángel del Abismo que gobernaba a esas terribles criaturas:  En hebreo se llama Abadón y en griego Apolión.

Abadón (hebreo), Apolión (griego) ambas palabras significan destructor.


Apophis 99942 (Extraído de WIKIPEDIA[2]) Fue descubierto el 19 de junio de 2004 por Roy A. Tucker, David J. Tholen, y Fabrizio Bernardi, desde el Observatorio Nacional de Kitt Peak, en Arizona (EE. UU.). Sólo pudo ser observado durante dos noches, y no volvió a ser visto hasta que, el 18 de diciembre del mismo año, fue redescubierto por Gordon Garrad desde Australia. En los días que siguieron, otras observaciones desde diversos puntos del planeta permitieron al Minor Planet Center confirmar la conexión entre ambos descubrimientos.

Pertenece al grupo de los asteroides Atón, asteroides con una órbita de semieje mayor menor de una unidad astronómica. En particular, Apophis tiene un periodo orbital de 323 días, y su trayectoria le lleva a atravesar la órbita de la Tierra dos veces en cada vuelta al Sol. La NASA estimó su tamaño en 325 metros.
Poco después de su descubrimiento, diversos sistemas de cálculo de trayectorias de todo el mundo calcularon la próxima fecha de máxima aproximación, coincidiendo todos ellos en el 13 de abril de 2029. En ese día, Apophis brillará como una estrella de magnitud 3,3 (visible a simple vista). Esta aproximación será visible desde Europa, África y el oeste de Asia.

Diversos sistemas de cálculo de trayectorias muestran que la próxima fecha de máxima aproximación será el 13 de abril de 2036, Los expertos pronostican que, en el caso de que Apophis impactara contra la Tierra, lo haría en algún lugar de una zona muy amplia comprendida entre la península de Kamchatka (Rusia) o en la región de Venezuela.
Seguidamente se calculó también la probabilidad de impacto. Contrariamente a lo habitual, durante los primeros días las nuevas observaciones hicieron aumentar la probabilidad de impacto en lugar de reducirla, llegando hasta un 2,7% (1 entre 37). Esta relativamente alta probabilidad combinada con la medida del asteroide hicieron que Apophis recibiese el nivel 4 en la escala de Turín y 1,10 en la escala de Palermo. Estos valores son los más altos que ningún asteroide haya conseguido jamás.

El 27 de diciembre Apophis fue encontrado en imágenes previas a la fecha de descubrimiento, y el cálculo de su órbita pudo ser afinado, eliminando cualquier posibilidad de colisión para 2029, pero manteniendo un cierto riesgo para 2036.

La Fundación B612 efectuó estimaciones de la ruta que seguiría Apophis si el impacto de 2036 fuese a ocurrir, como parte de una iniciativa que está realizando para desarrollar una estrategia viable para desviar el asteroide con suficiente anticipación.4 El resultado es un corredor angosto de unos pocos kilómetros de ancho, denominado la «trayectoria de riesgo», la cual se ubica en la parte sur de Rusia, cruzaría el Pacífico, pasando a cientos de kilómetros de las costas de California y México, y luego proseguiría a Costa Rica, continuando por el mar Caribe hasta cruzar por las regiones septentrionales de Colombia y Venezuela, finalizando su recorrido en el Atlántico, poco antes de llegar a África.

El 6 de mayo de 2006, cuando el asteroide se encontraba a 42 millones de kilómetros de la Tierra, astrónomos de la NASA volvieron a medir su velocidad mediante el radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico). El resultado fue diferente al esperado en 6 milímetros por segundo. Esta corrección, aunque parezca diminuta, con el tiempo será lo bastante grande como para que la trayectoria del asteroide sea diferente a la calculada inicialmente, reduciendo el peligro de impacto con la Tierra.

Apophis es uno de los dos asteroides en consideración por la Agencia Espacial Europea como el objetivo de la misión Don Quijote para estudiar los efectos de un impacto con un asteroide.

Apophis es una variante griega del dios egipcio Apep (algunas veces llamado también Niké). Es el dios serpiente, señor de la noche. Su misión era evitar que hubiera Día, es decir sumir a toda la Tierra en una perpetua oscuridad. Un demonio destructivo.

Las profecías bíblicas de Juan de finales del siglo I se cruzan con las profecías científicas del siglo XXI. Apolión, Abadón o Apophis, en griego, hebreo o egipcio antiguo significa lo mismo, Demonio de Destrucción. La Semana 70 está por comenzar, el Tiempo del Fin está cada vez más cerca. Solo Cristo Salva. ¿Estamos listos?


____________________________________________

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/(99942)_Apophis

[2] http://es.wikipedia.org/wiki/(99942)_Apophis



Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.