Reflexión. Institutos bíblicos: La enseñanza que hace crecer y la que solo aporta datos. By Fabian Massa


La Semana 70 comparte con nosotros:"Institutos bíblicos: La enseñanza que forma y la que atrofia".

La verdadera función del maestro es crear las condiciones más favorables para el autoaprendizaje... La verdadera enseñanza no es la que imparte conocimiento, sino la que estimula a los alumnos a obtenerlo. Es posible decir que enseña mejor quien enseña menos[1].

John Milton Gregory.

“Esta es la ley de la educación. El concepto detrás de esta ley es lo que John Milton Gregory, en su clásica obra The Seven Laws of Teaching [Las siete leyes de la enseñanza], llama la ley del proceso de la enseñanza. Esta comprende estimular y dirigir las auto-actividades del estudiante –esta es la expresión clave. De hecho, podríamos ampliarla definición de esta manera: El maestro debe entusiasmar y dirigir las auto actividades del estudiante y como norma (aunque más adelante daré algunas excepciones), no decirle nada -ni hacer nada por él- que pueda aprender o hacer por sí mismo. Por lo tanto, lo que es importante no es lo que usted hace como maestro, sino lo que los estudiantes hacen como resultado de lo que usted hace[2]”.
Howard Hendricks[3].
El Profesor Hendricks revoluciono la educación cristiana, por sus clases pasaron más de 10.000 estudiantes y le deben su formación muchos de los más importantes predicadores y pastores de EE.UU. y el Mundo. Su libro “Enseñando para cambiar vidas” citado en este artículo figura en los programas de muchísimos Institutos Bíblicos, en la materia Pedagogía.

Pero, salvo unas pocas y honrosas excepciones, muy pocos profesores de los Institutos aplica lo enseñado por Hendricks. Uno de los pilares del método propuesto por Hendricks es que el profesor direccione la tarea de los alumnos, les de las pautas y los motive para que ellos auto-aprendan, tal cual rezan los dos párrafos con los que comienza esta nota.

Pero en lugar de motivar, direccionar y guiar las auto-actividades del alumnado, en los Institutos se da ya todo servido. Por ejemplo, en este momento estoy cursando Historia Eclesiástica II. La profesora (que sigue la pauta general de todo el profesorado, en una política que ya es norma aceptada e incuestionable del Dpto. de Educación Cristiana) proveyó a cada alumno lo que se detalla en la siguiente tabla:



Carpeta Inductiva:
Al tener la carpeta, con todas las notas, conceptos, conclusiones hechas, nadie tiene necesidad de tomar nota en clase, ni de preparar un resumen o pensar: La profesora ya hizo todo esto por ellos.

Material de Lectura:
Se le dio a cada alumno fotocopias de un libro, como consecuencia el autor perdió de vender casi 30 ejemplares solo en mi curso.

Fichas de Lectura:
Se entregaron 3 fichas de lectura con la información clave que aporta el autor del libro. Es decir, nadie tuvo necesidad de pensar cual información es vital en el tema: La ficha de lectura lo indicaba.

Una clase tranquila:
Las clases son tranquilas. No hay sobresaltos de lecciones orales. Los exámenes son múltiple chance, cualquiera que estuvo presente en las clases y que le dé una leída al material aprobará la materia con notas altas.

El problema no es que los profesores no sepan, de hecho saben. Tampoco es falta de amor o de interés. En el caso puntual de esta profesora de Historia, en el esfuerzo, en su actitud se ve que está enamorada de su ministerio: ¡¡El problema no es ella, es el sistema!!

El sistema empleado hoy en día es inductivo y facilista. Consiste en darle al estudiante absolutamente todo servido, incluso las conclusiones a las que deben arribar, obviando el proceso de investigación, búsqueda y meditación. De esta manera, lo único que han generado son generaciones y generaciones de estudiantes que no piensan, que no saben hacer un resumen, no pueden hacer una presentación, no saben buscar información y no pueden enseñar, sencillamente porque no saben aprender.

Están engañándose a sí mismos, diciéndose que dar todas las facilidades ayuda al alumno, cuando en realidad los anula. Recuerdo que en mis tiempos de estudiante en el nivel medio de la escuela (en el Milenio anterior!!) los profesores nos daban uno o a lo sumo dos libros de texto. Nosotros teníamos que armar nuestra carpeta desarrollando los temas. El profesor luego corregía esas carpetas y sobre la marcha sugería a cada alumno como podía mejorar sus presentaciones. Teníamos que prepara para cada clase una lección, que el profesor podía pedir que la demos de manera oral para el resto de la clase o tomar un examen escrito sorpresa. En esas lecciones orales al frente de la clase, los demás alumnos hacían preguntas que uno debía contestar, si no sabíamos la respuesta entonces el profesor daba una explicación detallada de la cual todos tomábamos apunte, eran conocimientos “extra” que no estaban en los textos comunes. Esto pasaba en las escuelas de enseñanza media públicas de Buenos Aires en los años 1970 y éramos jóvenes de entre 13 y 18 años.

No había Internet, cuando había que sacar información de libros fuera de los de texto del programa de estudio, acudíamos a la biblioteca y tomábamos apuntes.

Si no quieren admitir sus errores, aunque deberían, por lo menos sean coherentes con lo que enseñan de Hendricks (después de todo está en el programa). Generaciones de cristianos se lo agradecerán.

Si aplican las enseñanzas de Hendricks estarán formando buenos líderes. Si siguen con el sistema inductivo, facilista, de nivelación hacia abajo, estarán formando cristianos débiles, atrofiados, futuros líderes raquíticos que formarán más de lo mismo.

La Semana 70 está por comenzar en cualquier momento, necesitamos líderes formados que levanten una Iglesia fuerte.

Fabian Massa.

__________________________________________

[1] Enseñando para cambiar vidas, de Howard Hendricks. Editorial UNILIT.
[2] Enseñando para cambiar vidas, de Howard Hendricks, página 40.
[3] Howard George Hendricks (5 abril 1924 a 20 febrero 2013)



Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.

SHARED. Persecuciones de cristianos en pleno siglo XXI. NIGERIA 2013