+ Study. Presentación de niños en la Iglesia Evangélica. Fundamentos de la ceremonia. By Fabian Massa.



Distintos aspectos de la ceremonia

La ceremonia se puede considerar dentro de varios aspectos, de los cuales estos que se citan a continuación son los más importantes:

1.     Aspecto bíblico

El texto bíblico base de la misma es Números 6.23-27 que tiene como titulo La bendición sacerdotal:
22 Habló YHVH a Moisés, diciendo:
23 Habla a Aarón y a sus hijos diciendo: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diles:
24 YHVH te bendiga, y te guarde;
25 YHVH haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;
26 YHVH alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.
27 Y pondrán mi Nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré. Números 6.22-27 Biblia Textual. 

2.     Aspecto doctrinal y teológico.

El tema de la bendición de los niños es un deseo y un mandato del Señor. El sacerdote era el instrumento determinado por Su Voluntad para declarar Su Santo Nombre sobre los hijos del Pueblo. El Señor, de manera muy solemne ordenó esta ceremonia como corolario del Servicio diario (esta es la razón por la que generalmente la Ceremonia se realiza en nuestros días al terminar el Culto). A la luz del Nuevo Testamento, hoy podemos interpretar que:
  • La repetición del nombre “YHVH” tres veces, expresa el gran misterio de la Divinidad: tres personas, más un solo Dios.  
  • Las expresiones en las cláusulas distintas corresponden a los tres oficios: del Padre, de “bendecir y guardarnos”; del Hijo, de mostrarnos la gracia; y del Espíritu Santo de “darnos paz”. 
  • Y ya que la bendición, pronunciada por los labios de un ser humano, derivaba su virtud, no de parte del sacerdote, sino de la de Dios, la seguridad alentadora fue añadida: “y yo los bendeciré” [1].


A diferencia del bautismo de niños, que data del primer y segundo siglos de la iglesia, lo cierto es que no hay mucha documentación histórica sobre esta práctica en la Iglesia Primitiva. Parece ser una innovación reciente en la iglesia; quizás de principios del siglo XX. 

Durante la Reforma Protestante del siglo XVI se levantó la costumbre de bautizar a los niños. Debido a que el bautismo desde el punto de vista bíblico, siempre fue practicado por adultos, ya que:

a.       El Bautismo de Juan implica arrepentimiento, el mensaje evangelístico de Juan, el cual fue continuado por Jesús, es un llamado al arrepentimiento (Mateo 3.2; Mateo 4.17; Marcos 1.15.
b.      El Bautismo en la Iglesia Primitiva: Pedro en sus primeros dos discursos invita al arrepentimiento en el bautismo en el Nombre de Jesús, Hechos 2.38; Hechos 3.19


 De a y b se deduce que solamente una persona que puede discernir lo bueno de lo malo y que quiere elegir entre ambos está calificada para bautizarse,   cosa que los bebes no pueden hacer, por razones obvias.

Algunos grupos comenzaron a 'rebautizar' los adultos que habían sido bautizados siendo bebés, se les conoció como los 'anabaptistas' (re-bautizantes) y son los padres en parte de los modernos bautistas y los que bautizan adultos solamente o aquellos suficiente maduros como para comprender el evangelio y aceptarlo.

Obviamente cuando las iglesias dejaron de bautizar niños, entraron en una dificultad sobre qué hacer con los niños pequeños de los cristianos.  Quizás para remediar la situación y dar algún tipo de consuelo a los padres, estas iglesias comenzaron a practicar 'dedicaciones de bebés' donde se tenían padrinos o testigos presentes dando su voto y consentimiento a levantar los pequeñitos en la fe cristiana. En esta ceremonia el pastor hace una oración por el bebe y lo 'dedica' a Dios.  En algunos casos le pone aceite de oliva sobre la frente del bebe. En fin, se hace todo lo que se hacía cuando un bebe era bautizado pero sin pasar por el agua. 

La presentación o dedicación de los niños tiene un fuerte respaldo en Num. 6.22-27, como pudimos estudiar anteriormente y no tiene indicaciones en contra en el Nuevo Testamento.



3.     Presentación de niños.

Jesús dijo:
16 Pero Jesús llamó a los niños y dijo: “Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos”
Lucas 18.16 NVI.

El acto de presentar los niños tiene apoyo bíblico, aunque no constituye un mandato neo testamentario. La costumbre viene de larga data en el Pueblo de Dios, ya en Números 6.22 a 27 El Señor dice expresamente a Moisés que los sacerdotes debían impartir una bendición en Su Nombre a los hijos:

22 El Señor le ordenó a Moisés: 23 «Diles a Aarón y a sus hijos que impartan la bendición a los israelitas con estas palabras:
24 »“El Señor te bendiga

    y te guarde;
25 el Señor te mire con agrado
    y te extienda su amor;
26 el Señor te muestre su favor
    paz”

27 »Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, para que yo los bendiga.» Num. 6.22-27 NVI.
La orden del Señor nos permite ver que para Él el tema es importante, y cómo Él no cambia entendemos que para nosotros también debe ser importante en la presente Dispensación de la Gracia.
Teniendo en cuenta que a la presentación de los niños suelen venir familiares invitados no creyentes, es bueno que el mensaje de la ceremonia sea explicativo para bendición de todos y por esa misma razón he elegido tomar los textos de la versión NVI.

Esta ceremonia suele hacerse al finalizar el Culto. Pero también se puede llevar a cabo antes.

1.       Antes de la ceremonia en sí, se puede dar un micro mensaje en referencia al tema, con el propósito de refrescarlo a la congregación y de que sea entendida la ceremonia por los invitados no creyentes.
2.       Se hace una oración específica, estando presentes los padres (por cuya voluntad se presenta el niño ante el Señor) y parientes y amigos de la familia.
3.       Se llama a los padres a la plataforma con el niño, el Ministro oficiante tomará al pequeño en brazos y presentará a los padres y al niño a la congregación.
4.       Seguidamente se hace una oración estando toda la congregación de pie, a la cual se invitará a orar corporativamente por el niño y la familia. Se pedirá la bendición del Señor para que el niño sea criado en Sus Caminos, por la preservación de su salud, rogando la protección divina en todos los sentidos.
5.       Después de la oración, se entregará de vuelta el bebé a sus padres y felicitándolos. También se les entregará un Certificado.
6.       Fin de la Ceremonia.


4.     Conclusión

A.    La Presentación de los niños tiene una base bíblica en:
                           I.            Números 6.22-27 como mandato directo de Dios
                         II.            El mandato de Jesús de no impedir que le presenten los niños (Lucas 18.16 y paralelos)

 B.    La Presentación tiene una justificación teológica:
Ya que Dios mismo manifestó que ese era su deseo.

 C.     La Presentación tiene una justificación práctica:

Es además una excelente oportunidad para afirmar a la familia como base de la Iglesia, y como sal en la sociedad. También sirve para recordar y reforzar los roles de Sacerdote del hogar del padre y de ayuda idónea de la madre.

Fabian Massa, Tesoros de Sabiduría, la Semana 70.




[1] Comentario Exegético y explicativo de la Biblia, Tomo I Antiguo Testamento, Jamienson, Fausset & Brown. Editorial Casa Bautista. Versión en PDF, Números 6.22-27, página 180.

Presentación de niños en la Iglesia evangélica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.