Study. Parábola de los 10 talentos. By Fabian Massa.



En Mateo 25.14-29, Jesús utiliza la parábola de los 10 Talentos para explicar que aquellos que sean diligentes en administrar los dones recibidos del Señor entrarán al Reino de los Cielos. Una parábola es una historia ficticia con un fin educativo, pensada sobre la base de hechos posibles de la vida cotidiana y por esa razón eran historias que todos podían comprender. Debido que eran relatos de hechos que pasaban en la vida real, su interpretación en principio debe ser textual.

Las lecciones principales:

a.      Todo lo que tenemos, sean oportunidades o habilidades, pertenece a Dios. Nosotros somos depositarios. Dios es dueño. Lo que tenemos es “propiedad suya”. Somos mayordomos.
b.      El Señor concede oportunidades de servicio en conformidad con la capacidad que nos dio de hacer uso de ellas. En consecuencia los hombres no tenemos las mismas capacidades, entender esto hace que no sintamos celos o envidias de los que tienen más “Talentos” y a su vez que no nos creamos mejores de los que tienen menos: Cada cual tienen lo que Dios dio y El sabe porqué. En el día del juicio no importará el número de oportunidades (oportunidades de servicio, “talentos”). La pregunta es solamente: “¿Hemos sido fieles en su uso?”


Los personajes:

  • El Amo, evidentemente es El Señor.
  • Los siervos, los creyentes.

Lectura por párrafos:

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
En hombre rico, al irse de viaje entrega a sus siervos una determinada suma de dinero, conforme a la capacidad que él entiende que tiene cada uno.
Básicamente un “talento” es una medida de peso. Así, por ejemplo, Ap. 16:21 habla de granizos que pesaban un talento (125 libras romanas) cada uno. Sin embargo, la misma palabra “talento” se usa también para indicar una unidad monetaria. El valor difería de un lugar a otro y de una época a otra, y también dependía del metal que se usaba, fuese cobre, plata u oro. Un talento ático[1] valía no menos de seis mil denarios. Un trabajador ordinario necesitaría casi veinte años para ganarse uno. Por lo tanto es claro que en esta parábola estamos tratando de un rico hombre de negocios. Hendriksen Comentario de Mateo pág. 653
Una libra Romana pesa 327.45 gr. por lo tanto 125 libras son 40.93 kg. De metal (oro o plata) era mucho dinero.
16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.
17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
El término negocio proviene del latín negotium, un vocablo formado por nec y otium (“lo que no es ocio”). Se trata de la ocupación, el trabajo o el quehacer que se realiza con fines lucrativos (http://definicion.de/negocio/) Por lo tanto negociar aquí significa hacer trabajar ese capital, para generar ganancias de manera honesta. Cada uno de estos siervos sabía que debían responder positivamente a la confianza depositada por su Señor, entendiendo también que en algún momento tendrían que dar cuentas de sus acciones.
18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
El tercer siervo no se molestó en cumplir la tarea que se le había asignado. Entonces hizo un hoyo en la tierra y sepultó el talento.
19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.
21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.
23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Estos dos siervos habían entendido que su responsabilidad era hacer crecer el patrimonio de su Señor, que solo eran administradores de una fortuna que no era suya, y que debían rendir cuentas al dueño de la misma. Ellos no hicieron un raconto de todas las operaciones hechas en el tiempo que su amo estuvo ausente: Solo le mostraron los resultados de su trabajo, y en vista de que eran muy positivos, su Señor los premia.

24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
Los dos siervos anteriores no necesitaron explicar sus acciones, mostraron sus resultados. El tercero en cambio, como no tenía resultados, debió inventar una excusa: Acusando a su Amo de “duro”, insensible e injusto, ya que pretendía obtener ganancias donde no había trabajado (sembrado y esparcido), comenta  Hendriksen (Comentario de Mateo pág. 655): Cuando el siervo dice a su amo: “Siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste”, está mintiendo. Este amo, al asignar tareas, había calculado la capacidad de cada hombre. Y en cuanto a si sembró y esparció, la respuesta es que ciertamente lo hizo, a saber, cuando distribuyó sus talentos entre los tres siervos. Ahora tiene todo el derecho de cosechar y recoger.

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
El amo le habla como diciendo: “Tus propias palabras te condenan; porque si estabas seguro de que yo era “duro”, deberías haberte esforzado lo más posible. Lo menos que podrías haber hecho era poner mi dinero en el banco, de modo que a mi regreso lo hubiera recibido del banco con los intereses correspondientes”.

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
El texto es lo suficientemente claro para tener que explicarlo.
La actitud de los dos primeros siervos, que negociaron el dinero de su Amo obteniendo ganancias, es el germen del pensamiento capitalista. Cuando la Reforma tomo cuerpo en Alemania y se fue extendiendo por Europa, el estudio de la Escritura (cosa que estaba prohibida a las personas en la Iglesia de Roma) hizo que la Iglesia comprendiera el concepto de Mayordomía Cristiana, que todos los bienes que tiene una persona, tanto materiales (dinero, posesiones) como espirituales son dones que dio el Señor, que deben ser administrados y acrecentados para ser puestos al servicio de la comunidad.
Los dos primeros siervos son arquetipos de:
a.      El emprendedor que genera oportunidades de negocios y empresas.
b.      Los buenos trabajadores que hacen que las mismas funcionen.
El emprendedor cristiano ha recibido del Señor el talento de ser precisamente generador de emprendimientos, de “ver negocios” donde otros no ven nada. La creación de esos negocios es una fuente de trabajo para los que tienen el don de trabajar y producir. Estos son los dos tipos de personas conforman las poblaciones económicamente más activas de una sociedad: Los que invierten capitales, los que desarrollan negocios, los que trabajan, y los que se preparan para el día de mañana hacer algo constructivo para la sociedad.
Y por ultimo quedan aquellos que ven en los que prosperan a causa de sus negocios, profesiones y trabajos, solo gente dura, injusta e insensible que obtienen su dinero de manera deshonesta (sin sembrar ni esparcir).
Todo esto, obviamente, hablando de arquetipos que se manejan dentro de la Ley.
Hasta el día de hoy, los países europeos protestantes (y los colonizados por ellos) tienen una economía más importante, un empresariado más serio y una sociedad más educada, tal el caso de:

  • Alemania, Inglaterra + EE.UU. + Australia + etc…; Holanda, Austria, los Países del Escudo Báltico, Suecia, Suiza.

En cambio los países europeos tradicionalmente católicos (y sus colonizados) son aún hoy los que tienen mayor pobreza y mayor índice de corrupción:
  • España y Portugal + Latinoamérica; Italia, Turquía (antes la Grecia Asiática  ocupada por el Imperio Otomano en 1453).

No solamente el cometer el homicidio, el adulterio, el robo, etc. es pecado, también lo es el omitir la realización de buenas obras para la gloria de Dios. Véase Mt. 25:18, 26; también 25:41–45; Stg. 4:17.
Como discípulos estamos obligados a desarrollar los “talentos” que Dios nos dio, tanto las capacidades intelectuales de trabajar esmeradamente para ser de bendición a nosotros mismos, nuestras familias y a la sociedad, sino también de administrar los “Dones espirituales” que dios nos dio para el Ministerio de los creyentes.

La administración de los bienes materiales y generación de ganancias económicas también son necesarias para poder llevar adelante un Ministerio efectivo.






Talentos, Dones, Administradores, Mayordomía Cristiana.
  





[1] El talento (del griego τάλαντον, talanton que significa balanza o peso) era una unidad de medida monetaria utilizada en la antigüedad. Tiene su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el mar Mediterráneo durante el período helenístico y la época de las guerras púnicas. En el Antiguo Testamento, equivalía a cerca de 34 kg, y en el Nuevo Testamento, a 6.000 dracmas, o lo que es lo mismo, 21.600 g de plata. Era el peso aproximado del agua necesaria para llenar un ánfora (alrededor de un pie cúbico).Un talento griego, o talento ático se correspondía con unos 26 kg,2 un talento romano con 32,3 kg; el talento egipcio con 27 kg, y el talento de Babilonia con 30,3kg. En el antiguo Israel se adoptó inicialmente el talento de Babilonia, pero fue modificado posteriormente. El talento pesado del Nuevo Testamento eran unos 58,9 kg. https://es.wikipedia.org/wiki/Talento_(moneda)

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.