+ STUDY. PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR. By Fabián Massa.



PARÁBOLA[1] DEL BUEN PASTOR. Texto: Juan 10.1-21. Versión: Biblia de Jerusalén[2]By Fabián Massa.

1.      Contexto de ámbito de la sección Juan 10.1-6

Es muy importante entender el contexto cultural, socio-económico, histórico, costumbrista y también considerar el idioma original de los textos al estudiar las Escrituras. Muchos no hacen caso de esto, pero en este breve estudio podrán apreciar que los detalles hacen a la buena interpretación y comprensión de la Palabra.

La cría de ovejas en Palestina.

La ganadería ovina era una de las principales actividades económicas en Judea. La causa es que la parte central de Judea está constituida por una meseta alta de unos 50 km de largo por una media de 20 a 25 km de ancho, este terreno es semi-árido, el suelo pobre y las lluvias escasas. El pasto que allí crece es duro y no apto para el ganado bovino, así que prácticamente la única actividad viable económicamente hablando, es el pastoreo de ovejas. Este es un dato muy importante, ya que es la causa de que muchas veces Dios se dirija a su pueblo con metáforas y alusiones a la actividad pastoril:

a.      “Jehová es mi pastor; nada me faltará”, etc. (Sal. 23).
b.     “Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado, te alabaremos para siempre” (Sal. 79:13).
c.      “Oh Pastor de Israel, escucha; tú que pastoreas como a ovejas a José” (Sal. 80:1).
d.     “Porque él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano” (Sal. 95:7).
e.      “Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor” (Ez. 34:15).
f.       Las ovejas tienen inclinación a descarriarse y, en consecuencia, necesitan un pastor que las guíe, como se ve con claridad en Sal. 119:176; Is. 53:6.

Dios usa figuras y dichos que son claros para las personas, ya que su interés siempre fue que el hombre comprenda sus Palabras.

En las ciudades, los criadores estaban organizados de manera cooperativista: Construían grandes corrales corporativos donde los animales estaban juntos. Estas edificaciones estaban cercadas por un muro, tenían secciones techadas y cerradas, y además una única puerta guardada por un Portero. En la época invernal, los pastores guardaban sus rebaños en el redil comunitario. El Portero solo dejaba pasar a los pastores de su conocimiento, por eso alguien que saltaba la pared, obviamente era un ladrón.


La relación Pastor - rebaño
La cría de ovejas en Palestina es muy diferente de los que es en Occidente: Una oveja cuidada puede vivir entre 10 y 12 años, debido a que  se crían por su lana y no por su carne estos animales tenían muchos años de estar con el mismo Pastor, que las llamaba por nombre. Las ovejas conocían a su cuidador. La relación entre el hombre y su rebaño es bastante parecida a la nuestra con una mascota.
Esta relación especial del Pastor con sus ovejas cambia drásticamente la forma del pastoreo, mientras en Occidente el Pastor va detrás del rebaño, ayudado por los perros para dirigirlo adonde quiere ir, en Palestina (donde los perros aún hoy son mal vistos) el pastor va delante del rebaño y sus ovejas lo siguen.

2.  Contexto de  ámbito de la sección Juan 10.7-9

En este pasaje, Jesús se refiere a los rediles que están en la pradera, que consistían en una construcción rudimentaria de piedras de mediana altura, generalmente de forma circular y con una sola entrada-salida, que los pastores utilizaban para guardar a las ovejas en las noches de verano. El pastor se para en la entrada y hace entrar a las ovejas de a una, momento que aprovecha para revisarlas. Una vez que todas han entrado, el pastor se acurruca en la entrada, cumpliendo la función de puerta, por eso dice 10.7…. “En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas”. Y también:” 9. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto”.


La cría de ovejas en Palestina es muy diferente de los que es en Occidente:

Como ya vimos, una oveja cuidada puede vivir entre 10 y 12 años, y  se crían por su lana y no por su carne. La relación entre el hombre y su rebaño es bastante parecida a la nuestra con una mascota. Este tipo de enfoque lo hace distinto al pastoreo de Occidente.

El contexto bíblico de la PAROIMÍA del Buen pastor o del Redil, es todo el capítulo 9 de Juan, donde se relata como Jesús le devuelve la vista a un ciego de nacimiento untándole los ojos con barro. (Juan 9.1-12). La sanación milagrosa se produjo en sábado, razón por la cual los fariseos se escandalizaban y decían: 16…«Ese hombre no viene de parte de Dios, porque no respeta el sábado.» Otros objetaban: « ¿Cómo puede un pecador hacer semejantes señales?» Juan 9.16 NVI. Los religiosos entendían que si Jesús no se comportaba de acuerdo a sus parámetros de santidad, los milagros que hacía provenían de Beelzebu y no de Dios (pasaje paralelo a Juan 9.16 en Mateo 12.24).

Los fariseos interrogan al ciego para inquirir cómo y por quién había sido sanado, no creyendo que había nacido ciego envían por sus padres, a quienes también interrogan. Los padres no querían ni nombrar al Cristo, sabiendo que si lo hacían serían expulsados de la sinagoga. (Juan 9.13-23).

Los fariseos vuelven a interrogar al ahora No ciego por 2° vez, se produce una discusión entre ellos y el mendigo, quien termina siendo expulsado de la sinagoga (Juan 9.34).
Cuando Jesús se entera de esto, va en busca del mendigo y se revela ante él como “El Hijo del Hombre” y declara que los fariseos son “Ciegos espirituales” y pecadores por no querer ver la Verdad. (Juan 9.35-41). La prueba de la conexión entre el capitulo 9 y la PAROIMÍA de Juan 10.1-21 es precisamente el versículo 21:” Pero otros decían: «Esas palabras no son de un endemoniado. ¿Puede acaso un demonio abrir los ojos de los ciegos?»


Entonces hay un marcado contraste en todo el capitulo 9:

1.       Jesús sin preguntarle nada al ciego lo sanó milagrosamente, en cambio los fariseos lo interrogan a sus padres y dos veces a él  para terminar expulsándolo.
2.      Jesús cuando se entera de esto va en busca del mendigo.

 

Significado de los símbolos

La puerta Jesús mismo (versículos 7 y 9)
El redil Israel (claramente implícito en versículo 16)
Ovejas Aquéllos por quienes murió Cristo, los destinados a ser salvos; los que obtienen la vida eterna; los que oyen la voz de Jesús y lo siguen (10:4, 9, 11, 14, 28).
Pastor Jesús (el buen pastor, 10:11, 14)
Rebaño todo el grupo de salvados (un rebaño, 10:16).

Texto Juan 10.1-6

1. «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; 2. pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. 3. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. 4. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» 6. Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba.
Es curioso que ellos no comprendieran de lo que les estaba hablando, siendo que tenían su existencia basada en el pastoreo, razón por la cual, como vimos anteriormente, la figura de Dios como El Buen Pastor está tan arraigada en la Biblia.

1.      Sal. 23
2.     Sal. 79:13
3.     Sal. 80:1
4.     Sal. 95:7
5.     Ez. 34:15
6.     Sal. 119:176
7.      Is. 53:6.

Obviamente Jesús es el “Buen Pastor” que conoce a sus ovejas, las cuales escuchan su voz, y los salteadores son los fariseos, que no conocen a las ovejas ni se interesan por ellas.
Las ovejas escuchan la voz (del Pastor); y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. 4. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.

Texto Juan 10.7-21

Como no entendieron, Jesús continúa:

7. Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas.
8. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon.
9. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto.
10. El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.
11. Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.
12. Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa,
13. porque es asalariado y no le importan nada las ovejas.
14. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí,
15. como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas.
16. También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor. (Nosotros los gentiles)
17. Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo.
18. Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre.»
19. Se produjo otra vez una disensión entre los judíos por estas palabras.
20. Muchos de ellos decían: «Tiene un demonio y está loco. ¿Por qué le escucháis?»
21. Pero otros decían: «Esas palabras no son de un endemoniado. ¿Puede acaso un demonio abrir los ojos de los ciegos?»


En esta segunda sección, Jesús vuelve a darles la misma enseñanza, de otra manera, en un esfuerzo para que lo entendieran. Las imágenes son muy claras:

1.      Jesús es el Buen Pastor que da (nadie se la quita) por la Humanidad toda (esto es una novedad para el judío, que entendía que el Mesías era solo para Israel).
2.     Los religiosos de entonces (los fariseos) al igual que los religiosos de hoy, solo quieren sacar un provecho económico de las ovejas.
3.     En el versículo 10.10 con la frase El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir no se refiere a Satanás, sino a los fariseos. Con lo cual debemos entender que los religiosos son tanto o más peligrosos que Satanás. Dice Hendriksen: El ladrón sólo viene a robar y matar y destruir; Cristo viene para que tengan vida, y para que tengan abundancia. El ladrón es el fariseo, como se ha explicado (véase sobre 10:1). Adviértase el orden progresivo: robar, matar, destruir. En Mt. 23:15 se ve con claridad que estos líderes religiosos mataron y destruyeron espiritualmente al pueblo que habían robado. Lo opuesto a matar y destruir es dar vida. Y lo opuesto al ladrón es el buen pastor, Cristo. Por esto Jesús dice, “Yo vine para que tengan (es decir, el pueblo; aquí, las ovejas) vida (véase sobre 3:16) y para que tengan abundanciaComentario de Juan página 294.

4.     El versículo 10.21 cierra el círculo que comienza en Juan 9.1




Síntesis y conclusión de 10:1–21

      I.            EL BUEN PASTOR: Es el Hijo del Hombre, quien se revela a sí mismo como tal. Sus enemigos lo consideran como maniático endemoniado. En esta alegoría Jesús se describe a sí mismo como el buen pastor, en oposición a los pastores malos que perjudican a las ovejas (teniendo en mente, sin duda, a los fariseos que habían expulsado al hombre al que Jesús había curado de su ceguera). El pastor oriental, que por la mañana trata de entrar en el redil donde duermen sus ovejas. El portero le abre, y entonces el pastor saca a sus propias ovejas llamándolas por el nombre que les ha dado. Luego, un poco más tarde, vemos al pastor que guía a las ovejas hacia los pastos, y llamándolas les hace sentir su constante presencia. Por la noche el pastor regresa con el rebaño y lo protege contra los lobos. Está dispuesto, si fuera necesario, a arriesgar su propia vida en defensa de ellas. Como es verdadero pastor está profundamente interesado en sus ovejas. 
   II.            EL LADRÓN DE OVEJAS: Los ladrones (extraños, asalariados) no son dueños de las ovejas, solo les interesa obtener una ventaja económica. Son lo opuesto (en las alegorías y parábolas los maestros judíos siempre trabajaban con contrastes, para marcar bien las diferencias) del buen pastor. Dice Hendriksen: “Tratan de apoderarse de las ovejas por la intimidación, escalan la cerca para introducirse en el redil. Tratan de atraer a las ovejas por medio de la imitación (falsa filosofía, falsa religión, falsa ética). Cuando se acerca el peligro, se apartan de las ovejas. Son totalmente egoístas, símbolo adecuado de los fariseos de la época de Jesús y de muchos falsos líderes en todas las épocas de la historia”. Ver Hendriksen, comentario de Juan, página 300.



  • Los fariseos manipulaban al pueblo ignorante en base al temor. 
  • Para ello necesitaban mantener a la gente en su condición de no entender La Palabra, a fin de poder robarle. 
  • Los fariseos trabajaban su "Imagen" de "Hombres Santos", "Ungidos, Sabios y Entendidos" en las cosas de Dios, se ubicaban en un pedestal inaccesible para la gente común. No aceptaban críticas ni preguntas: Ellos se auto-proclamaban los "Elegidos".
Exactamente igual que hacen los "Ungidos", "Apóstoles" y "Profetas" del Falso Evangelio de la Prosperidad hoy. La Semana 70 está por comenzar, despierta tú que duermes!!!








Parábola del Buen Pastor

[1] Este texto se conoce como Parábola del Buen Pastor, pero técnicamente no es una parábola sino una paroimía, un dicho figurativo o metáfora ampliada, una alegoría. 
Alegoría: La alegoría pretende dar una imagen a lo que no tiene imagen para que pueda ser mejor entendido por la generalidad. Dibujar lo abstracto, hacer «visible» lo que solo es conceptual, obedece a una intención didáctica. Así, una mujer ciega con una balanza, es alegoría de la justicia, y un esqueleto provisto de guadaña es alegoría de la muerte. https://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa

Comentarios

Publicar un comentario

Deje aquí su comentario, gracias!

Entradas populares de este blog

Reflexión. La parábola de las 10 vírgenes. By Fabian Massa

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

Reflexión. El primer discurso de Pedro y la conversión de los 3.000. By Fabian Massa.