LA REVELACIÓN DE DIOS Y LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, SEGÚN JUAN MACKAY. BY FABIAN MASSA.


PALACIO ARZOBISPAL PLAZA DE ARMAS - LIMA PERÚ.

LA REVELACIÓN DE DIOS Y LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, SEGÚN JUAN MACKAY. BY FABIAN MASSA. TEOLOGÍA LATINOAMERICANA APUNTE 3 - PARTE 1.

Juan A. Mackay fue un pastor, misionero y teólogo escocés, nacido en 1889. Presbiteriano[1] y Calvinista.  Fue misionero en Lima, Perú, con la Iglesia Presbiteriana a principios del siglo XX. Acuñó una famosa metáfora de la vida cristiana y la teología, llamada “el balcón y el camino”. En los desfiles oficiales en el centro de Lima, las autoridades eclesiásticas estaban en los balcones de los edificios históricos, con las demás autoridades. La “gente común”, en cambio, estaba abajo, caminando. El creyente y el teólogo están llamados, decía Mackay, a comprometerse, a estar en el “camino” y no en el “balcón”.
Para Mackay (filosóficamente alineado al existencialismo[2]), uno de los peligros de la existencia humana es la falta de autenticidad, la vida que se vive “tal como otros la quieren” sin pasión y compromiso.

El existencialismo dominó la filosofía europea de 1940 a 1960, aunque ya se va preparando con pensadores de la década de 1920 (Kierkegaard, Unamuno, Jaspers, Sartre, Camus, Heidegger, Rosenzweig, Barth, Schmitt y otros). Una vida dedicada únicamente a la teoría, o una comprensión de la realidad que considere que lo único “real y verdadero” es el discurso científico o la realidad material y palpable, es una vida (y una cosmovisión) rechazada por el existencialismo. Respecto al conocer, para esta corriente es más importante la vivencia subjetiva que la objetividad. El existencialismo pone en el centro de atención la vida humana, principalmente el individuo y su vida interior, sus pensamientos, sus deseos, temores, angustias, dudas (de ahí “duda existencial”). El existencialismo critica una vida que se vive según los parámetros impuestos por la sociedad de masas, la publicidad, la moral establecida, sociedad de consumo etc, es decir, una vida pre-diseñada desde fuera del individuo.


Mackay cerca de Barth en lo teológico y de Unamuno en lo filosófico.

A.     La “Realidad Cristiana”, según Mackay, tiene 4 aspectos:

1.      La Revelación hecha por Dios - (gracia). El aspecto objetivo de la realidad cristiana.
2.      El encuentro del hombre con Dios - (fe). El aspecto subjetivo de la realidad cristiana.
3.      La comunidad o Pueblo de Dios - (aspecto colectivo de lo cristiano)
4.      La obediencia humana a Dios - (aspecto ético).

1.     La Revelación hecha por Dios

Punto de Partida – Dios se auto-revela por medio de sus maravillas (hechos históricos)  a su pueblo Israel. La Revelación perfecta es Jesucristo, Dios hecho hombre. Nikolai Berdyaev  “El punto de la religión cristiana no es Dios ni el hombre, sino el Dios – Hombre”. Pág. 11. La revelación del Evangelio es que de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo Unigénito, para que todo aquél que crea no se pierda, sino que tenga vida eterna. Lo cual habla de Un Alto Costo, por parte de Dios y de una transformación por parte del hombre (para lo cual debe haber arrepentimiento). La única manera de interpretar la revelación cristiana, de entender AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODA TU MENTE (Mateo 22:37) es mediante la Teología, que sirve de instrumento para la interpretación y presentación de la revelación cristiana.

a.       La Doctrina como arma: Para poder defender la fe, hace falta doctrina.

b.      La Doctrina como bandera: Lo que nos define en la vida es nuestra creencia ya que de acuerdo a ella actuamos.

2.     El encuentro del hombre con Dios

La Revelación de Dios, Él mismo se hace accesible a los hombres. Dice Mackay:”Mientras la Revelación representa el aspecto objetivo de la realidad cristiana, el encuentro viene a representar el aspecto subjetivo, personal”.

El encuentro con Dios tiene dos aspectos:
a.       El movimiento inicial de Dios que se acerca al hombre (Gracia)

b.      La reacción del hombre a la acción divina, la fe, la respuesta del hombre al llamado de Dios.


Mackay dice que el encuentro del hombre con Dios puede ser de dos maneras:

a.       El hombre que lo encuentra sin pasar por una crisis dramática (los nacidos en un hogar cristiano, por ejemplo)

b.      El hombre que lo encuentra en medio de una situación dramática.
Más allá de la forma o de los tiempos del encuentro, lo importante es que del mismo resulte una vida transformada.

3.     La comunidad o Pueblo de Dios

En el A.T. Dios escogió a Israel, con el que hizo un Pacto y habitó entre ellos: 45 Habitaré entre los israelitas, y seré su Dios. 46 Así sabrán que yo soy el Señor su Dios, que los sacó de Egipto para habitar entre ellos. Éxodo 29.44-45 NVI.
En el N.T. la Iglesia cristiana es la Comunidad de los que encontraron a Dios, experimentando la Presencia de Dios hasta el tiempo en que Él vuelva a buscarnos. En la Última Cena, Cristo dijo después de haber partido el pan:” Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes”.
La organización Institucional debe servir a la Comunidad cristiana como herramienta para hacer efectiva a sus miembros en la Predicación del Evangelio.

4.     La obediencia humana a Dios

La comunidad cristiana debe obediencia a Dios, lo cual se refleja en las buenas obras. Dice Mackay:”Solo los hombres que cumplen la voluntad de Dios y que hacen las obras de Dios, son de Dios”. Los cristianos debemos copiar a Jesús, tenerlo de “Modelo”.
Mackay agrega que Cristianismo es igual al cumplimiento del Decálogo + Amarse los unos a los otros.

B.     IDOLATRIA

Vimos entonces que la realidad cristiana tiene cuatro aspectos (Es cuadrilátera, dice Mackay, en referencia a la Nueva Jerusalén de Apocalipsis 21):

1.      La Revelación de Dios (que Él mismo efectúa) como el aspecto objetivo de la realidad, que da lugar a la teología, a la doctrina.

2.      El encuentro del hombre con Dios, que es el aspecto subjetivo de la realidad, que da lugar a la experiencia cristiana y al culto.

3.      La comunidad de Dios, que es el aspecto colectivo de la realidad, que da lugar a la Iglesia.

4.      Y la obediencia a Dios, que es el aspecto ético de la realidad, da la base a la manera cristiana de vivir.

Mackay identifica claramente cuatro tipos de idolatría dentro del cristianismo que pueden sustituir a la realidad cristiana:
1.      La Doctrina como ídolo
2.      La Emoción como ídolo
3.      La Iglesia como institución como ídolo.
4.      Una alta ley moral como ídolo

1.     La Doctrina como ídolo

Mediante la doctrina llegamos a entender mejor la realidad de Dios. Por lo tanto la doctrina es una herramienta, un instrumento para cumplir ese propósito. En cuanto un instrumento se convierte en un fin en sí mismo, ya no sirve al propósito para el que fue hecho. Cuando reemplazamos la realidad de Dios por la doctrina, estamos cometiendo idolatría.
La doctrina es un arma que sirve para defender la fe. Es también una bandera que nos identifica, y nos reúne.

Lo que determina la validez de la doctrina como creación intelectual del cristiano es la Revelación de Dios. Dice Mackay:”El cristiano puede ver todas las cosas bajo la luz de lo revelado por Dios. Esta luz brilla en la Santa Escritura, resplandeciendo en forma especial en la personalidad, obra y enseñanza de nuestro Señor Jesucristo”.
Mackay dice además de “La Luz de la revelación de la realidad de Dios en las Escrituras, hace falta, que el Espíritu Santo esté en el interior del hombre”.

Por lo tanto la revelación de Dios solo puede ser captada por los que han pasado por el arrepentimiento y han nacido de nuevo. Por eso le dice Jesús a Nicodemo que “es necesario nacer de nuevo para ver el Reino de Dios” (Juan 3.3), por lo tanto la lectura de la realidad de la realidad de Dios solo puede ser captada por los que tengan al Espíritu Santo en sí.
Desde fines del siglo XIX comenzaron a imponerse en el mundo la filosofía nihilista y relativista, cuyos conceptos e ideas atentan directamente contra el cristianismo y toda manifestación de fe.

NIHILISMO
Nietzsche estructuró la conceptualización del término, pero éste ya existía como corriente en la antigua Grecia representado por la Escuela cínica y en el escepticismo.
El nihilismo (del latín nihil, "nada") es la corriente artística y filosófica que toma como base la negación de uno o más de los supuestos sentidos establecidos de la vida.

El nihilismo suele presentarse como nihilismo existencial, forma en la que se sostiene que la vida carece de significado objetivo, propósito, o valor intrínseco. El nihilismo se puede considerar crítica social, política y cultural a los valores, costumbres y creencias de una sociedad, en la medida en que éstas participan del sentido de la vida negado por dicha corriente filosófica. 

El término nihilista fue creado por el novelista ruso Iván Turguénev en su novela Padres e hijos (1862): "Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe" y se extendió de manera extraordinaria en la sociedad rusa de la segunda mitad del siglo XIX.


RELATIVISMO
El relativismo es el concepto que sostiene que los puntos de vista no tienen verdad ni validez universal, sino que sólo poseen una validez subjetiva y relativa a los diferentes marcos de referencia. En general, las discusiones sobre el relativismo se centran en cuestiones concretas; así, el relativismo moral, que sostiene que no hay bien o mal absolutos, sino dependientes de las circunstancias concretas. Similares postulados se defienden tanto en el relativismo lingüístico como en el relativismo cultural.

Entre otros filósofos que han escrito sobre esta materia se incluye a Friedrich Nietzsche y a Martin Heidegger. Nietzsche creía que el nihilismo era resultado de la muerte de Dios (Dios está muerto), e insistió en que debía ser superado. Heidegger describió al nihilismo como el proceso que sigue la conciencia del hombre occidental y que quedaría expresado en estos tres momentos:

1.      El nihilismo como resultado de la negación de todos los valores vigentes: es el resultado de la duda y la desorientación.
2.      El nihilismo como auto afirmación de esa negación inicial: es el momento de la reflexión de la razón.
3.      El nihilismo como punto de partida de una nueva valoración: es el momento de la intuición, que queda expresada en la voluntad de poder, en quien se expresa a su vez el valor de la voluntad.

Esta es la base sobre la que ha de construirse, según Nietzsche, la nueva filosofía. El hombre provoca, en primer lugar, la muerte de Dios o la destrucción de los valores caducos[3].

El hombre toma conciencia plena del fin de estos valores o de la muerte de Dios y se reafirma en ella. En tercer lugar, y como consecuencia de todo lo anterior, el hombre se descubre a sí mismo como responsable de la destrucción de los valores o de la muerte de Dios, descubriendo, al mismo tiempo, la voluntad de poder, e intuyendo la voluntad como máximo valor; así se abre el camino a unos nuevos valores.

Por lo tanto, con la idea de que Dios ha muerto y todo es relativo, había una gran confusión en la sociedad. Mackay cita el resurgimiento del politeísmo, ateísmo, mitologías.
Mackay hace referencia que en su tiempo había una “ignorancia pavorosa” entre los creyentes (tanto pastores y maestros como de las personas de la congregación) sobre el cristianismo. Y esa ignorancia de la realidad de Dios les impedía explicarles a los no creyentes la realidad de Dios. Para remediar esta situación, Mackay propone educar teológicamente a la congregación, a fin de que no sean arrastrados a filosofías destructivas.
Si Mackay se levantara hoy de entre los muertos, vería horrorizado que la “ignorancia pavorosa” de la Iglesia ha sido elevada a la enésima potencia.

Mackay veía el resurgimiento del budismo, el espiritismo, el marxismo y otras religiones y filosofías como amenazas al cristianismo, que se podían conjurar con una teología bíblica que haga de los creyentes verdaderos cruzados cantantes.
La Biblia es el libro de la revelación de Dios, y no hay revelación de Él fuera de la Escritura. Llegado a este punto, Mackay expone dos cuestiones:

1.      La doctrina, como ciencia de hombres, no puede abarcar la totalidad de la revelación de Dios. Cuando se absolutiza una doctrina o un conjunto de ellas como  única verdad absoluta, es decir: Cuando como hombres queremos encerrar a Dios dentro de la “Cajita de nuestra comprensión de Él” hemos caído en la idolatría.

2.      La revelación de la realidad de Dios está dada en la Biblia. Pero se puede dar el caso de que una persona conozca la Escritura de tapa a tapa y aún así sea, como dice Mackay, “un profundo pagano” ¿y esto porqué? Porque lo que salva no es el conocimiento intelectual de la Biblia, sino la fe salvadora en el Dios-Hombre Jesucristo, que es la que nos va transformando a imagen y semejanza de Él. Dice Mackay:”La creencia acerca de Cristo es absolutamente necesaria. Pero lo es como instrumento para que la persona, viendo como es Cristo y lo que ha hecho, se entregue a Él. La creencia, la doctrina ha de servir como instrumento y como guía para conducir al creyente a Cristo, pero ella No Puede Sustituir al encuentro con Cristo y la devoción a Él”.

Mackay señala que el conocimiento de Dios no salva, es como los catedráticos en religión que estaban el balcón de los edificios históricos de Lima durante los desfiles, lo que salva es caminar el Camino como cristianos.


Estos dichos de Mackay tienen apoyo bíblico concreto:

1.      Creer en Dios solamente sin obedecerlo No salva. En Santiago 2.19, Jacobo exhorta a los creyentes a hacer conforme a lo que Dios manda y advierte que hasta los demonios creen y tiemblan, es decir tienen temor de Dios.

2.      Solo los que van por el Camino llegarán a la Salvación: En Isaías 35.8, el profeta advierte que solo los santos y los entendidos podrán caminar por el Camino de Santidad.
Por último, Mackay también advierte que una fe sin obras es una fe muerta, que el propósito de la Iglesia es la predicación y el ayudar a los pobres.



LA REVELACIÓN DE DIOS, LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, JUAN MACKAY. FABIAN MASSA. APUNTES DE TEOLOGÍA LATINOAMERICANA 



[1] El presbiterianismo es una rama del protestantismo que tiene sus raíces doctrinales en el calvinismo e institucionales en la Reforma protestante en Escocia, liderada por John Knox
[2] El Existencialismo es una corriente filosófica que tuvo su origen en el siglo XIX y se prolongó aproximadamente hasta la segunda mitad del siglo XX. Corriente filosófica europea que considera que la cuestión fundamental en el ser es la existencia, en cuanto existencia humana, y no la esencia, y que respecto al conocimiento es más importante la vivencia subjetiva que la objetividad. "Kierkegaard, Heidegger y Sartre son los principales representantes del existencialismo; que se desarrolló sobre todo en el período de entre guerras y después de la Segunda Guerra Mundial". Los filósofos existencialistas se centraron en el análisis de la condición humana, la libertad y la responsabilidad individual, las emociones, así como el significado de la vida.

LA REVELACIÓN DE DIOS, LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, JUAN MACKAY. FABIAN MASSA. APUNTES DE TEOLOGÍA LATINOAMERICANA 

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.