LA REVELACIÓN DE DIOS Y LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, SEGÚN JUAN MACKAY. PARTE 2. BY FABIAN MASSA.

LA REVELACIÓN DE DIOS Y LA IDOLATRÍA EN LA IGLESIA, SEGÚN JUAN MACKAY. PARTE 2. TEOLOGÍA LATINOAMERICANA APUNTE 3. BY FABIAN MASSA.

En la primera parte de este apunte, vimos que la “Realidad Cristiana” según Mackay, tiene 4 aspectos:
1.      La Revelación hecha por Dios - (gracia). El aspecto objetivo de la realidad cristiana.
2.      El encuentro del hombre con Dios - (fe). El aspecto subjetivo de la realidad cristiana.
3.      La comunidad o Pueblo de Dios - (aspecto colectivo de lo cristiano)
4.      La obediencia humana a Dios - (aspecto ético).

Concluimos que  Dios es quien se revela al hombre (Gracia), que a este favor de Dios el hombre corresponde con fe. La teología es el estudio de la revelación de Dios, y es una herramienta para precisamente eso, conocerlo a Él para vivir conforme a su Voluntad.



Vimos también que cuando algo que es una herramienta se convierte en un fin en sí mismo, es un ídolo. De esta forma la teología, la alta moral, la Iglesia como estructura, se pueden volver ídolos. En esta segunda parte, veremos cómo la liturgia en búsqueda de hacer “explotar” lo emocional es también idolatría.

1.     El encuentro del hombre con Dios

Vimos que este segundo punto es el aspecto subjetivo de la realidad, que da lugar a la experiencia cristiana y al culto. Dice Mackay:”Tanto la experiencia cristiana como el culto cristiano pueden expresar la realidad, siendo en cierto sentido parte integral de la realidad misma; pero ambos, al a vez, pueden expresar la apariencia, la idolatría
Mackay comenta que la emoción o el sentimiento pueden convertirse en un ídolo, cuando la búsqueda de emociones, sentimientos o sensaciones pasa a ser lo principal. Esto se conoce como esteticismo. Antiguamente, en la cultura griega, lo estético se refería a lo que puede percibirse por los sentidos.

La “experiencia cristiana” que pueden definirse como “las marcas, los rasgos de ser una nueva criatura” para la neo-ortodoxia es solo misticismo. Afirma Jonathan Edwards: “La única prueba verdadera de que un hombre sea cristiano, estriba en si existen en él “afectos santo”, es decir, verdadero amor cristiano. La ultima realidad cristiana ha de manifestarse en el amor total a Dios y a los hombres.”

No se puede, ni se debe, separar la emoción de la experiencia cristiana. Es lógico y natural que el alma del hombre se emocione en contacto con la realidad de Dios, la profundidad de su amor y de sus palabras. El problema es cuando se busca hacer “estallar los sentimientos” por los sentimientos en sí mismos, entonces se convierten en idolatría.
Hay dos tipos de culto típicas en la tradición protestante:
a.       La Luterana, más estética (con más elementos sensitivos)
b.      La Calvinista, más centrada en lo objetivo

En base a estos dos modelos, las demás (episcopales, metodistas, bautistas) “armaron” sus cultos.


CONCLUSIÓN

Esta es mi conclusión a este breve estudio: Más allá de si es más tipo “a” o “b”, lo importante es que el Culto busque adorar al Señor, proclamar su Palabra, enseñar su Verdad y dejar que la Obra la haga el Espíritu Santo.

Ya he presentado varios post que hablan de la búsqueda de lo sensorial en el culto, y que esto responde al movimiento posmoderno. Aquí solo haré una síntesis.
La posmodernidad es la búsqueda de lo emocional, del sentimiento. Posmodernidad y Neo-pentecostalismo hacen una buena pareja. Las prédicas neo pentecostales tienen un tinte de auto-ayuda, son netamente humanistas, destacando el Yo por sobre Cristo. La música acompaña la búsqueda de lo sensorial,  pensar no es tan importante, por eso los sermones son cortos, pequeños fragmento de textos, que se pueden sacar fácilmente de contexto para hacer decir a la Biblia cosas que nunca Dios dijo.

Una congregación ignorante de la Palabra no podrá distinguir si el predicador respetó o no el contexto…solo valorara si se emocionó más o menos. Si fue “más” fue un “Culto de Power” y si fue menos….no importa, estuvieron 2 hs. cantando coritos vacíos de contenido pero con mensajes bien esperanzadores.

Hace un tiempo atrás, asistí a un culto que dio pastor importante de la U.A.D., a quien yo tenía de profesor en el Instituto Bíblico. El mensaje fue pura Palabra de Entusiasmo, de dudosa teología. Cuando le comento a dicho profesor lo que me había parecido su Servicio, me contestó: “La gente necesita que la animen porque está muy desmotivada por las dificultades económicas”. Y ese es el concepto que más éxito tiene hoy por hoy, al menos en la Argentina: “El Evangelio de la Prosperidad.”

Los “espirituales” critican la burda idolatría de la Iglesia de Roma, y no se dan cuenta de que su idolatría es igualmente destructiva e infinitamente más refinada, tanto que ellos mismo no se dan cuenta.

La actual vida de Iglesia en la mayoría de las congregaciones es pura idolatría, porque es importante en sí misma, dejando de ser una herramienta para formar sacerdotes de su hogar, limitándose a ser es pura actividad sin Palabra. Las reuniones de la estructura de la Iglesia son pura organización que organiza organizaciones organizadas para ninguna actividad que no sea organizar. La finalidad de la mayoría de las Iglesias es servir de máquina de facturar al servicio del “Ungido”. IDOLATRÍA PURA.

Organizan campañas de solidaridad, donde para entregar donaciones por U$D 100.000 a repartir entre 200.000 personas. Para ello se gastan U$D 1.000.000 en organización, música, sonido, publicidad, filmación, papelería, estadías en hoteles de lujo, vestuario y equipos. Una locura. Y luego el “Ungido” vende los CD y gana otros U$D 500.000 para sus arcas personales. AVARICIA PURA, que es IDOLATRÍA.

Los Falsos Maestros son los más “prosperados” y sus Iglesias las más grandes. Y sus congregaciones las más ignorantes de la Escritura.


La Semana 70 está por comenzar. Despierta tú, al que durmieron con el arrullo de canciones bobas y vacías. Cristo viene pronto… No te quedes afuera.


Idolatría en la Iglesia parte 2 - Juan Mackay - Fabian Massa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.