LATINOAMERICA, HERIDAS QUE NO CIERRAN Y SANGRAN TODAVÍA. APUNTE 1. BY FABIAN MASSA.


LATINOAMERICA, HERIDAS QUE NO CIERRAN Y SANGRAN TODAVÍA. APUNTE 1. BY FABIAN MASSA.

En una entrevista que dio el profesor Daniel Bruno (Master por Drew University) al profesor David Roldán sobre la llegada del evangelio a América Latina, Bruno afirma:

Podríamos decir que América Latina inicia su relación con Europa en una situación de subordinación y avasallamiento. Lo que le generará una relación de dependencia económica cuyos efectos aún hoy son palpables”.

Si profundizamos en el tema, veremos que efectivamente América es descubierta accidentalmente en la búsqueda de una ruta alternativa de Europa a los mercados de  Lejano Oriente (Seda y especias).

Desde principios del siglo VII, el islam se extendió rápidamente hacia el noreste hasta Mesopotamia y Persia; y al oeste hasta Siria, Palestina y Egipto (las provincias más ricas del Imperio bizantino). Después de la muerte de Mahoma, durante el reinado de los Omeyas, la expansión continúa, las conquistas se hacen por vía terrestre hasta el Magreb a fines del siglo VII, y llegan a costas españolas comenzando el siglo VIII. En 711 superan el estrecho de Gibraltar y logran llegar a España. Los moros son detenidos en la Batalla de Covadonga en el año 722 en Covadonga, Asturias y en la Batalla de Poitiers, en el 732 en Poitiers, Francia.
Luego se expandieron hacia Asia central, Bujará, Kabul, y alcanzarán la frontera de la India. Limitarán con el Imperio bizantino, el mar Caspio y el Cáucaso al norte.

El mar Mediterráneo es controlado por el Imperio bizantino luego de la amenaza de las conquistas árabes, quienes construirán una flota y atacarán Constantinopla sin éxito en tres ocasiones. Los bizantinos eran maestros del mar y bloquearon la expansión musulmana, manteniendo de todas formas el comercio con ellos. El mar se constituyó en una frontera, pero sobre todo se convirtió en un mar de comercio. El mapa no cambiaría hasta el siglo XI. Durante los siglos XI al XV los otomanos fueron fortaleciéndose en el frente interno, unificando cultural y lingüísticamente el Imperio Otomano y en 1453 conquistan Constantinopla, capital del Imperio Bizantino.

Así llegamos al siglo XV con el Mediterráneo dividido en dos regiones:

1.      El Mediterráneo Occidental trazando una línea imaginaria desde Italia hacia África y desde allí para Occidente, teniendo dominio de las Naciones cristianas sobre la costa del sur de Europa. 

2.      El Mediterráneo Oriental, del otro lado de “La línea imaginaria” hacia Oriente, con dominio de la costa Norte de África por parte del Islam.
Se entiende que los Otomanos dominaban entonces el acceso a Medio Oriente por Mar y por lo tanto de las rutas de las Especias[1] (En mapa: Rojo la ruta de la seda y en azul la de las especias).

Era vital para las economías de Europa el volver a tener acceso a esos mercados.

En 1492 Cristóforo Colombo “Descubre” América. Colón sostenía que podía alcanzarse el lejano oriente («Las Indias») desde Europa navegando por el océano Atlántico hacia el oeste. Las especias, la seda y otros productos originarios del extremo Oriente, habían llegado a través de los siglos siempre por la ruta comercial que atravesaba Asia hasta Europa, por Asia Menor y Egipto, pero a partir de la expansión del Imperio otomano esta vía se hizo difícil y quedó monopolizada por ellos y sus socios, los mercaderes italianos. El Reino de Portugal y el Reino de Castilla, en ese entonces los primeros estados de la Edad Moderna, querían esas mercancías sin intermediarios.

Debido a que los portugueses habían conseguido su Reconquista contra los musulmanes en el siglo XIII, tomaron la iniciativa en la competencia por alcanzar una nueva ruta de la especiería que fuera una alternativa marítima directa a Asia Oriental. Como alternativa, Portugal se lanzó a la circunnavegación de África a partir de 1460, la ruta que bordeaba África fue monopolizada por Portugal, a excepción de las islas Canarias. En 1488 el navegante Bartolomé Díaz encontró el paso por el cabo de Buena Esperanza, que unía el Océano Atlántico con el Océano Índico y en 1498 Vasco da Gama (célebre navegante y explorador portugués) consiguió unir directamente Europa y la India, el viaje oceánico más largo realizado hasta ese momento[2]. Una consecuencia de esta ruta fue el comienzo de la trata de esclavos africanos, los navegantes portugueses y más tarde también los holandeses e ingleses entendieron que los esclavos eran un “producto” que se podía comerciar muy lucrativamente. No importaba que en el viaje muriese un porcentaje alto de ellos: “En África había más”. Como bien dice David Roldán (padre) este hecho nos recuerda la ambigüedad de toda situación histórica donde el bien y el mal se desarrollan simultáneamente en la misma.

De la misma forma que los comerciantes europeos encontraron la esclavitud como un negocio adicional al comercio de la seda y las especias, los conquistadores españoles en Hispanoamérica descubrieron que era un excelente negocio masacrar a los pueblos originarios, despojarlos de sus tierras, y de sus riquezas naturales. Con respecto de los portugueses dice Darcy Ribeiro[3]:” Por su parte los portugueses encontraron en las llanuras brasileñas grandes oportunidades para plantaciones que no podían desarrollar en Portugal”.

Comenta Ribeiro en la entrevista con David Roldán (Jr.): Por casi 300 años América Latina fue colonia española y portuguesa, durante todo este tiempo Europa transfundió las riquezas de América Latina hacia su propio continente. De de esta manera podría decirse que la acumulación primitiva de capital que permitió el despegue económico de Europa y su entrada a la fase capitalista fue gracias al oro y la plata y al trabajo esclavo extraído de América Latina. O sea que Europa se enriqueció, gracias al saqueo de América Latina. Eso marca lo que algunos llaman una relación de dependencia, esto es una relación inversamente proporcional de crecimiento. Un continente creció, porque el otro fue saqueado.

Tanto España como Portugal sometieron a las poblaciones nativas dóciles y exterminaron a los más belicosos. Se apropiaron de los territorios y las riquezas. Repoblaron los territorios con gente propia, en el caso de Portugal, sustituyo a las poblaciones nativas locales por grandes contingentes de esclavos negros raptados de África.

Ambas potencias tenían un sistema Monopólico de comercio: Las Colonias solo podían comerciar con ellos, en las condiciones que ellos establecían, de esta manera exprimieron las riquezas del Nuevo Mundo. Obviamente la Iglesia (Católica) acompañó y apoyó todo este proceso, ya que estaba asociada a ambos Reinos para ellos también “Expandir su Territorio”.

Hacia principios del siglo XVIII, el poder marítimo de España y Portugal empezó a decaer e Inglaterra se levantó como una nueva potencia marítima. El dominio naval implicaba el manejo y monopolio de las rutas, el comercio y el poder.
En 1806 y 1807 las Invasiones Inglesas fueron repelidas por el Virreinato del Río de la Plata. Pero la Corona exploró una segunda opción que si funcionó: Apoyo la rebelión de la Colonia Española, que estaba oprimida por el Monopolio impuesto a la producción de granos, carnes y cueros. Por eso Inglaterra ayudó en las guerras de la Independencia a vencer al poder español. Para poder así quedarse con el comercio de los productos que se producían en América Latina.

Dice Daniel Bruno:Y así lo hicieron, comprando voluntades de políticos de los países de América Latina, lograron de a poco abrir el mercado. ¿Cuál era el mecanismo? Primero fue necesario el Tratado de libre comercio esto es, abrir los puertos y sacarle el monopolio a España como único comerciante con las Indias.
Una vez logrado esto, el siguiente paso fue organizar la estructura económica de América Latina en función de sus propios intereses. Esto lo hicieron de la siguiente manera: Los intereses económicos de Inglaterra presionaban para que en América Latina solo se produjeran materias primas sin industrializar, de esa manera ellos compraban a un bajo precio la materia prima a los distintos países: cuero, lana, trigo, maíz, bananas, carne, e Inglaterra las manufacturaba (le daban valor agregado) con trabajo de obreros ingleses y luego le vendían a Buenos Aires por ejemplo monturas (hechas con el cuero argentino) pero a un precio mucho mayor y dejando la ganancia en Inglaterra. Esto impidió a los países de América Latina desarrollar sus propias industrias.

Ese fue el sistema que marcó lo que se llamó la división internacional del trabajo, destinando a algunos países a ser proveedores de materias primas para que otros le den el valor agregado. Este modelo económico ha sido llevado adelante en América Latina por gobiernos que respondían a los intereses británicos… A la Argentina en esta división planificada desde afuera, le fue otorgado el lugar de ser proveedores de carne, cuero y trigo (¡ahora soja!) con este modelo solo se beneficiaba la clase agro-ganadera, dueños de las estancias y latifundios que vendían en divisas sus mercaderías sin elaborar, Estos mismos, se encargaban de promover el comercio importador, trayendo de afuera toda clase de productos manufacturados en el exterior. Con esta estructura la industria nacional no tenía razón de ser, solo había que vender en bruto y comprar lo elaborado.
Es claro que un modelo así provoca que el país sea para unos pocos que disfrutan de este comercio de exportación-importación y que grandes sectores de la población quedaran marginados de esta circulación de la riqueza … así fue hasta fines de la Segunda Guerra Mundial cuando el poder británico empieza a ceder frente a la nueva potencia mundial: los EEUU. Pero el modelo de dependencia, de comprar materia primas baratas y luego vender productos manufacturados caros, siguió siendo el mismo, solo había cambiado la potencia que dominaba (y aún domina esas relaciones).

Debemos decir que esta estructura de dominación no podría haber subsistido por mucho tiempo (dado que es claramente perjudicial para los países de América Latina) si los propios gobiernos de los países no lo hubiesen permitido o los pueblos se hubieran plantado y hubiesen dicho basta. (Si bien esto ha sucedido varias veces en distintos países de América Latina), la mayor parte del tiempo ha prevalecido este modelo bastante aceptado y tolerado… ¿Por qué puede durar mucho tiempo una situación de este tipo?”

Tenemos entonces que la dominación económica es fruto de una dominación cultural e ideológica.



LATINOAMERICA, HERIDAS QUE NO CIERRAN Y SANGRAN TODAVÍA. Teología Latinoamericana – Apunte 1. By Fabian Massa.



David Roldán (Jr.) Doctor en Teología y Dr. En Filosofía. Pastor de la Iglesia Metodista y profesor del FIET.

[3] Darcy Ribeiro (Minas Gerais 1922 - Brasilia, 1997) fue un intelectual y político brasileño conocido por sus trabajos en educación, sociología y antropología. https://es.wikipedia.org/wiki/Darcy_Ribeiro

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.