LA PUERTA ESTRECHA. BY FABIAN MASSA.




LA PUERTA ESTRECHA. BY FABIAN MASSA.

Sobre Lucas 13.22-28, texto de la NTV.

El versículo 22 cuenta que  Jesús enseñaba en los pueblos y aldeas por donde pasaba, entonces alguien le preguntó:

22 Jesús iba enseñando por ciudades y aldeas mientras seguía adelante, camino a Jerusalén. 23 Alguien le preguntó:
—Señor, ¿solo unos pocos se salvarán?
Él contestó:

24 —Esfuércense por entrar por la puerta angosta del reino de Dios, porque muchos tratarán de entrar pero fracasarán. 25 Cuando el señor de la casa haya cerrado la puerta, será demasiado tarde. Ustedes quedarán afuera llamando y rogando: “¡Señor, ábrenos la puerta!”, pero él contestará: “No los conozco ni sé de dónde vienen”. 26 Entonces ustedes dirán: “Pero comimos y bebimos contigo, y enseñaste en nuestras calles”. 27 Entonces él responderá: “Les digo que no sé quiénes son ni de dónde vienen. Aléjense de mí, todos ustedes que hacen maldad”.
28 »Habrá llanto y rechinar de dientes, porque verán a Abraham y a Isaac y a Jacob junto con todos los profetas en el reino de Dios, pero ustedes serán echados fuera. 29 Y vendrán personas de todas partes del mundo —del oriente y del occidente, del norte y del sur— para ocupar sus lugares en el reino de Dios. 30 Y tomen en cuenta lo siguiente: algunos que ahora parecen menos importantes en ese día serán los más importantes, y algunos que ahora son los más importantes en ese día serán los menos importantes.
Los judíos estaban convencidos de que ellos eran los únicos que serían salvos, el Día Grande y Terrible del Señor anunciado por los profetas, sería terrible para los No Judíos (Malaquías 4.1) y de salvación para ellos (Malaquías 4.2).
Los judíos pues, daban por sentado que ellos irían al Cielo por ser descendientes de Abraham, pero Jesús declaró que la entrada en el Reino no es automática, sino el resultado y la recompensa de la lucha. “Hagan esfuerzo para entrar, les dijo. Dice William Barclay[1]:” En el original griego se usa aquí la palabra de la que deriva la castellana agonía. El esfuerzo que hay que hacer para entrar debe ser tan intenso que bien se puede describir como una agonía de alma y espíritu.
La respuesta de Jesús los dejo perplejos, pero Él agregó:” 26 Entonces dirán: “Comimos y bebimos contigo, y tú enseñaste en nuestras calles.” El hecho de haber compartido algún evento, escuchado sus charlas y haber recibido sus enseñanzas tampoco les garantizaba a los judíos el entrar al Reino. Esta porción de la Escritura habla entonces de los religiosos judíos que creían que estaban dentro por derecho propio, hasta que el dueño de casa les dice que no entrarían a menos que cumplan con determinadas pautas, que exigirían un esfuerzo agónico!
Es lo que sucede con los religiosos “cristianos” de hoy: Creen que tienen asegurado un lugar en el Paraíso porque calientan una silla 3 o 4 veces por semana en la Iglesia, porque saben todas las canciones y hacen limosnas a los pobres.
Jesús les dijo:”27 Pero él les contestará: Les repito que no sé quiénes son ustedes. ¡Apártense de mí, todos ustedes hacedores de injusticia!

a.       No sé quiénes son ustedes: No los conocía, no tenían una relación personal con Él, no sabían sus pensamientos ni conocían su Palabra.
b.      ¡Apártense de mí, todos ustedes hacedores de injusticia! Y como no entendían Su Palabra, no podía ponerla por obra.
La Semana 70 está por comenzar. No te quedes afuera.




[1] Comentario al Nuevo Testamento de William Barclay. Evangelio de Lucas 13.

La Puerta estrecha - Lucas 13 - Fabian Massa

Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.