EL PROFETA COMO CENTINELA. SOBRE EZEQUIEL 33. BY FABIÁN MASSA.


Texto: Ezequiel 33.1-9 RV 2015

El profeta a veces tiene una visión o revelación del futuro, pero a veces ve venir un mal, el cual puede ser incluso consecuencia de acciones de la población en general o de la Iglesia en particular.
Aquel que puede “ver” lo que viene, tiene la responsabilidad de anunciarlo a los demás, para que se guarden:

1 Entonces vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: “Oh hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo y diles: ‘Cuando yo traiga espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tome a un hombre de su territorio y lo ponga como centinela, si él ve venir la espada sobre la tierra y toca la corneta para advertir al pueblo, cualquiera que oye el sonido de la corneta y no se deja advertir, y al llegar la espada se lo lleva, su sangre caerá sobre su propia cabeza.

Si los que escuchan o leen la advertencia hacen caso de la misma, se salvarán de ese peligro, pero si desoye, será su propia responsabilidad: “5 Él oyó el sonido de la corneta, pero no se dejó advertir, su sangre caerá sobre él. Pero si se hubiera dejado advertir, habría librado su vida”. 

Es responsabilidad del Centinela el avisar:Sin embargo, si el centinela ve venir la espada y no toca la corneta, de modo que el pueblo no es advertido, si viene la espada y se lleva a alguno de ellos, este es llevado por causa de su pecado, pero yo demandaré su sangre de mano del centinela”.

Dios pone esta carga en aquellos que son centinelas, los que pueden “Ver venir las cosas”:
“7 A ti, oh hijo de hombre, te he puesto como centinela para la casa de Israel. Oirás, pues, la palabra de mi boca y les advertirás de mi parte. Si yo digo al impío: ‘Impío, morirás irremisiblemente’, y tú no hablas para advertir al impío de su camino, el impío morirá por su pecado; pero yo demandaré su sangre de tu mano. Pero si tú adviertes al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se aparta de su camino, él morirá por su pecado; pero tú habrás librado tu vida”.

El “Centinela” no recibe premio por avisar, solo castigo por no hacerlo. Por lo tanto cuando alguien avise a la Congregación de un mal que viene, lejos de enojarte, deberías mostrarte agradecido.

El mal que viene es el que está anunciado: El Hijo del Hombre está pronto a venir, y pocos son los que están preparados. No entienden la Escritura y por lo tanto no la ponen por obra, no entienden las señales, ni la profecía ni nada de lo que leen. La gran mayoría de los que se congregan son solo meros espectadores.

La mayoría de los pastores confunden el no confrontar con amor, cuando evidentemente es al revés. El peligro está sobre sus cabezas, porque deberían avisar y no lo están haciendo…no caigan en la trampa de querer mantener su propio status quo como “Pastores”, eso no les servirá de nada si El Señor les demanda la sangre de sus ovejas.

Es necesario que revean el concepto de Iglesia y de discípulo. Es preferible que se queden con una pequeña manada reuniéndose en una casa, a tener un Gran Templo lleno de gente que se irá al infierno (y que Uds. acompañaran).



Estoy cumpliendo en avisarles. La Semana 70 está a las puertas…no se queden afuera.




EL PROFETA COMO CENTINELA. SOBRE EZEQUIEL 33. BY FABIÁN MASSA.
EZEQUIEL 33, EL CENTINELA, PROFETA, SALVACION, CONDENACION.



Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.