EL PROFETA, LOS PASTORES Y LAS OVEJAS, SEGÚN EZEQUIEL 34. BY FABIAN MASSA.



TEXTO EZEQUIEL 34.
VERSIONES USADAS: NUEVA VERSION INTERNACIONAL NVI; NUEVA TRADUCCION VIVIENTE NTV, RV95

El contexto histórico-profético de este texto: El pasaje trata sobre la promesa del Señor de volver a congregar a Israel nuevamente en su territorio, rescatarlos de la Dispersión que sufrió en Babilonia luego de la caída de Jerusalén en el 538 a. C. a manos de Nabucodonosor y volverlos a llevar a Israel.
El Profeta, un personaje incomprendido por su generación: Es común que suceda que la congregación vea mal que alguien formule alguna crítica (aunque esté fundamentado) contra los pastores o contra el sistema. Y eso es porque la gran mayoría no conoce los textos o no los entiende, además de que su entendimiento de “lo religioso” fue formateado por el sistema político del “Cristianismo Evangélico”, el cual está en franca decadencia desde principios del siglo XX.

Pero si leyeran y entendieran, por ejemplo, el capítulo 34 de Ezequiel, verían que hay que analizar cuando alguien se levanta a alertar sobre cosas que andan mal en la Iglesia.
El profetizar contra “El Sistema” cualquiera que fuese, es algo que nunca favorece al que lo hace, porque solo unos pocos pueden “ver” la realidad sin el marco que el mismo sistema le puso. Esto es válido para todo sistema: religioso, educativo, político, económico, social, cultural, etc…indefectiblemente “El Profeta” que se levante contra el sistema será rechazado.
Veamos el texto de este post:
1El Señor me dirigió la palabra: «Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “¡Ay de ustedes, pastores de Israel, que solo se cuidan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben cuidar al rebaño? Ustedes se beben la leche, se visten con la lana, y matan las ovejas más gordas, pero no cuidan del rebaño. No fortalecen a la oveja débil, no cuidan de la enferma, ni curan a la herida; no van por la descarriada ni buscan a la perdida. Al contrario, tratan al rebaño con crueldad y violencia. Por eso las ovejas se han dispersado: ¡por falta de pastor! Por eso están a la merced de las fieras salvajes. Mis ovejas andan descarriadas por montes y colinas, dispersas por toda la tierra, sin que nadie se preocupe por buscarlas. Ezequiel 34.1-6 NVI.
Pastores que solo se ocupan de su propio bienestar, que han hecho de la Iglesia un negocio donde sacar los recursos para vivir a costa de la “inocencia” de una congregación ignorante de la Escritura.
Estos falsos pastores no se ocupan de las verdaderas funciones del pastoreo que son: enseñar la Palabra, fortalecer a la débil, cuidar de la enferma y curar a la herida, sino que solo sacan provecho de la feligresía. Esto ha llevado a aquellos miembros que se dieron cuenta de la perversidad del “Sistema” a huir del mismo, y permanecen sin congregarse por no haber encontrado en quien confiar (pero siguen siendo “ovejas del Señor” y Él mismo los congregará).
11 »”Así dice el Señor omnipotente: Yo mismo me encargaré de buscar y de cuidar a mi rebaño. 12 Como un pastor que cuida de sus ovejas cuando están dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las rescataré de todos los lugares donde, en un día oscuro y de nubarrones, se hayan dispersado. Ezequiel 34.11- 12 NVI
Sobre estos falsos pastores, dice El Señor:” 10 Esto dice el Señor Soberano: ahora me declaro enemigo de esos pastores y los haré responsables de lo que le sucedió a mi rebaño. Les quitaré el derecho de alimentar al rebaño y no dejaré que sigan alimentándose a sí mismos. Rescataré de su boca a mi rebaño; las ovejas ya no serán su presa”. 34.10 NTV.

Del versículo 17 al 31, Dios mismo dice que Él juzgará entre oveja y oveja. Este es un punto importante: El mismo juzgara entre la “oveja engordada” (opresora) y la “oveja flaca” (abusada) y dará el castigo que corresponda, pero eso no quita dos cosas:
  1. La responsabilidad del profeta de alertar sobre los malos pastores
  2. La responsabilidad de cada uno de darse cuenta de que las cosas están mal a la luz de la Palabra.

20 »”Por tanto, así les dice Jehová, el Señor: Yo, yo mismo, juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca, 21 por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. 22 Yo salvaré a mis ovejas y nunca más serán objeto de rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. 23 Yo levantaré sobre ellas a un pastor que las apaciente: mi siervo David. Él las apacentará, pues será su pastor.24 Yo, Jehová, seré el Dios de ellos, y mi siervo David, en medio de ellos, será su gobernante. Yo, Jehová, he hablado. 34.20-24 RV95



La Semana 70 está por comenzar. Si ves el mal y no le avisas a tus compañeros, eres culpable de complicidad con el opresor. Si puedes ver el mal y no te apartas eres un necio. Si no lo puedes ver aunque te lo muestren, no te preocupes, El Señor te rescatará al final, por cuanto no lo pudiste entender por ti mismo.



EL PROFETA, LOS PASTORES Y LAS OVEJAS, SEGÚN EZEQUIEL 34. BY FABIAN MASSA.
PROFETA, FALSOS PASTORES, OPRESORES, EZEQUIEL 34



Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.