EXIT - LA SALIDA A LA LIBERTAD. BY FABIÁN MASSA.


La salida de un problema o situación compleja generalmente requiere de un aporte o intervención externa. Si el problema es económico – financiero, requerirá de un aporte extraordinario de capital y de una asesoría para corregir los defectos administrativos que produjo el problema.

Si se trata de un tema de salud, requerirá de la asistencia de un profesional que diagnostique y que trate la enfermedad.

Si es un tema administrativo - impositivo, se requerirán los servicios de un experto contable.
En todos los casos la persona/s que estaban dentro del problema necesitaron que alguien externo hiciera un aporte de material (medicina, dinero, equipamiento, tecnología, etc.) + conocimiento que los lleve a producir un cambio interno.
Immanuel Kant[1] escribió un *artículo donde afirma que la Ilustración* era la salida de las personas de la ignorancia, la superstición y la tiranía para poder lograr un Mundo Mejor. Los pensadores de la Ilustración sostenían que el conocimiento humano podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos científicos, económicos, políticos y sociales de los siglos XVIII y XIX.

La Ilustración significa el abandono del hombre de una infancia mental de la que él mismo es culpable. Infancia es la incapacidad de usar la propia razón sin la guía de otra persona. Esta puericia es culpable cuando su causa no es la falta de inteligencia, sino la falta de decisión o de valor para pensar sin ayuda ajena. Sapere aude "¡Osa saber!" He aquí la divisa de la Ilustración. Immanuel Kant.

La salida viene pues, por medio de un conocimiento necesario para lograr un cambio, y ese conocimiento es aportado por alguien que necesariamente salió o que está “fuera” del problema.

¿Será distinto en lo espiritual? Definitivamente no…La humanidad estaba en un gran problema que la llevaría irremediablemente a la destrucción de sus almas y tuvo que intervenir Dios mismo (alguien fuera del problema) que se ofreciera a sí mismo, se hiciera hombre entre los hombres y aportara lo que la humanidad no tenía: Santidad, Justicia, Amor y Verdad.

Cuando Israel estaba cautivo en Egipto, no se levantó uno de ellos para sacarlos de allí, sino que Dios eligió a Moisés, que si bien era uno de ellos, no se había formado con ellos, era un hombre ilustrado en el más alto nivel de su época y no tenía mentalidad de esclavo, era israelita por sangre, más culturalmente era egipcio. Dios intervino en la historia produciendo una liberación de su pueblo que era víctima de una terrible opresión política, económica y social por parte de la Primera Potencia de aquel tiempo.

Y si miramos a la mayoría de los “Libertadores” ellos tenían algo que a los demás les faltaba…una visión, un ideal, un conocimiento.
En lo económico la salida de la pobreza no la tienen los pobres, sino los ricos y los entendidos, con la supervisión del Estado.

Los entendidos son los que tienen la pasión por el saber, que los lleva a ser expertos en su área. Los ricos verán cómo se aplica ese saber para generar un negocio y para llevar adelante sus emprendimientos necesitan más gente, entonces participan a los pobres dándoles un trabajo. Los ricos son los que aplican las ideas, el conocimiento, la visión, el método de los entendidos, a lo cual suman el capital necesario para generar las fuentes de trabajo, a fin de que los pobres se ganen su pan. El Estado debe participar regulando y controlando que no haya abusos de los más ricos sobre los más pobres.

En el post *DIOS SE OCUPA DE LOSPOBRES*[2] muestro como El Señor pone vocación en algunas personas para que sean una fuente de beneficios para los más carenciados, en esta publicación muestro que para la salida de la pobreza de determinada población hace falta la intervención de los ricos, los entendidos y obviamente el Estado.

Pero, ¿qué hacer si yo estoy del lado de los pobres? La salida, como bien lo dice Kant, es la ilustración, la capacitación, el estudio, el buscar conectarse con la otra parte, los entes gubernamentales que están para ayudar a salir de la pobreza, como ser Centros Comunitarios, educativos, de Ayuda Social, lugares donde aprender a vivir mejor, a llevar una vida más sana, a aprender un oficio o una carrera que nos permita insertarnos en la sociedad y poder trabajar y generar recursos.

Necesariamente la salida de la pobreza debe ser tomada de manera integral, porque la pobreza es integral: de conocimiento, de posibilidades, de salud, de educación, de valores, de ética y moral. Por eso los pobres son blanco fácil del Narco y la delincuencia. Hay una mirada evangelical que viene del Medioevo que considera la salvación solo para “El Más Allá”, pero volviendo al ejemplo de Éxodo, El Señor no les dijo a los israelitas”Cuando Uds. mueran, Yo voy a salvar sus almas, mientras tanto sigan pasando hambre, sed, enfermedades, persecución y no se preocupen si los egipcios asesinan a sus hijos varones recién nacidos” Él les trajo una liberación total y completa desde el mismo momento en que los sacó de Egipto (si ellos no pudieron, no entendieron o no quisieron tomarla, es otro tema).

La Iglesia que quiera participar de ayudar a los pobres debe tener en cuenta que el problema es integral…tratar lo espiritual sin darles comida no sirve…Querer darles La Palabra si no tienen la capacidad de poder leer no sirve, hace falta educación…Darles pescado y no enseñarles a pescar tampoco sirve. El tratamiento es complejo y difícil, por eso las primeras misiones tenían incluido el tema de la educación y no solo bíblica, leer, escribir, comprender los textos y matemáticas básicas.

Lo primero es prepararnos nosotros para poder servir y tratar de llevar un mensaje de salvación integral a la mayor cantidad posible de personas. Es necesario formarnos y liberarnos de figuras de liberación que no solo pertenecen a la Edad media, sino que no condicen con la Escritura.

La Semana 70 está por comenzar. Es hora de la acción.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NEWS. Второй зверь. By Fabian Massa.

El Pacto del Ojo Derecho. By Fabian Massa.